Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Crónicas de Argandia | Élite |
Dom Feb 22, 2015 9:14 am por Invitado

» Anime Rol (Afiliación Elite solicitada )
Miér Jul 23, 2014 11:45 am por Invitado

» Heroes of Xandor {Afiliación Normal}-Apertura-
Miér Jul 23, 2014 3:26 am por Invitado

» Comfirmación Elite: Imitation Black
Jue Jul 03, 2014 12:30 am por Invitado

» Naruto Rol [Élite] - ¡Recién abierto!
Dom Jun 29, 2014 12:29 pm por Invitado


(Fic) El inicio del viaje.

Ir abajo

(Fic) El inicio del viaje.

Mensaje por Koisawa Nishijo el Miér Feb 05, 2014 10:55 pm

El sol ilumina todo bajo él, o debería hacerlo… Se siente su calor llegando a todas las cosas sobre la faz de la tierra, incluso iluminando debajo del agua, debajo de los mares del mundo… Pero aun así no ilumina todo, lo intenta, pero sigue habiendo oscuridad en el mundo, siguen predominando las tinieblas, las sombras, el mal si es que así quieren llamarle, es cosa de ustedes, no puedo decidir que así es si ustedes piensan que me equivoco, si es que piensan que Nishijo-San y yo nos equivocamos, y puede que sea así, aun siendo seguidores de la “verdad” podemos errar en nuestra propia verdad o en el fallido concepto que podamos tener sobre ellos… Ustedes deciden, y volviendo al tema, se puede (o nosotros podemos) decir que la luz solo ilumina a los afortunados, y muchos de nosotros nos quedamos en las tinieblas, bañados en mentiras, miedo, ira, transgresiones y humillación, nos convierte en seres malignos, nos pudre lentamente hasta que en algún momento nos quebramos, dejamos de ser nosotros mismos y pasamos a ser alguien más, alguien corrompido en un mundo en donde no se puede ser un ser moral y ético, abandonamos nuestras creencias y nos volvemos… Bueno, es cosa que nos veamos a un espejo y entendamos lo que eso implica, como de a poco nos transforman en algo de lo cual no nos alegramos, algo que nos molesta y el solo vernos al espejo implica el odio hacia nosotros mismos… Terminamos odiándonos y en ese odio nos humillamos y sentimos humillados, comprendemos de que el mundo nos gano y en esa victoria, al derrotarnos nos hizo olvidar quienes somos, que queríamos y las convicciones que queríamos levantar, que queríamos enseñar al mundo para que él en su ignorancia nos siguiese… y puede ser que aun allá tiempo, que en nuestro fuero interno nos levantemos, nos erguimos y manchados de sangre, de mierda y con hedor a miedo decidimos, no es una decisión difícil, el problema es hacerla, decidir hacerla, es un dilema literalmente de elección, elegir sabiamente que es lo que quieres y que no, y en estos precisos momentos digamos que Nishijo-San esta haciendo su elección…

“Huele a sangre, mucha sangre, quizás alguien morirá, quizás no, son cosas del azar, quizás yo muera hoy mismo”.

-Mira seudo Caza-Recompensas, no puedes contra nosotros, es imposible que puedas contra nosotros, no hay forma, no hay modo alguno, solo puedes morir y esperar que sea indoloro… Bueno, esperar que no duela tanto, porque te aseguro Koisawa-kun que morirás hoy y dolerá –Musito tranquilo un pirata de cuarta apodado “Daiya tres dedos”, la razón del apodo era desconocida para Nishijo-san pero sin duda alguna el valor de su cabeza y tripulación no, llegando en conjunto (un conjunto de 5 personas) a valer nada más ni nada menos que 15 millones de berries, la verdad es poco, pero se sobrevive bien con ese dinero ¿El problema? Todo va mal, Nishijo-san esta amarrado a una silla y es torturado por aquellos piratas que quería capturar… Su guadaña se halla lejos de él y no hay mucho que hacer frente a una situación como esta… Solo esperar y esperar a que suceda lo que quizás no sucede. Todos discuten, es increíble aquello, discuten por estupideces sin sentido pensando que quien los caza alerto a más personas de su locación, quizás de allí viene esa tortura sin sentido…

-Miren, es sencillo, no he alertado a nadie de que están aquí, ahora si me van a matar… mátenme –Dice un ya cansado Nishijo, él cual ya piensa en que podría hacer luego de allí, a lo mejor seria correcto afirmar que luego de allí… Ya no queda nada más por hacer, nada de nada, solo morir. Pero algo sucede ¿Qué se te olvida? Es sencillo estupido, tienes un dial oculto en uno de tus guantes, y pensándolo así, el Heat Dial servirá de lujo quemando la cuerda que te ata, para luego asesinar a todos los presentes en aquella habitación y llevar sus fríos cuerpos a la marina por dinero… Lo cual es excelente de cierta manera, esa manera es solo para ti, para ellos… Solo espera muerte. La cuerda es cortada mientras ellos te siguen golpeando y al hacerlo nuevamente la mano izquierda de Nishijo bloquea el golpe de su enemigo, el impact dial es usado, y en ese momento, ese preciso momento su mano es quebrada y sale volando en el acto, aprovechando la distracción, el tumulto y demases, Nishijo se lanza a su arma, ubicada en un costado, en ese momento, ese preciso momento, la sangre empieza a volar de un lado a otro, las paredes se manchan de sangre y un brillo carmesí de la guadaña de tres filos aparece, literalmente se destruyen demasiadas cosas allí, las paredes arañadas, la sangre en el aire y en las paredes y en todo el suelo, una escena quizás perturbadora…

¿Cuánto ha pasado desde el derramamiento de sangre? ¿15 minutos? ¿20 minutos? ¿30 minutos? Tiempo suficiente para que Nishijo ya haya subido los cuerpos a un carro y empiece el viaje de vuelta, de vuelta a aquel lugar donde marines esperan el encargo realizado a Nishijo, los cuerpos de aquellos tipos… Piratas sin cupo en este mundo, su muerte es sencillamente algo necesario para que todo mejore ¿No? Si, esa es la verdad, es la pura verdad, la verdad que rige la vida de Nishijo… Es quizás la mejor de las verdades posibles. Su guadaña ya se haya limpia, ya fue limpiada y sus ropajes están en perfecto estado, no hay sangre en ella ni hay nada que indique que fue manchada en algún momento, es la magia de Nishijo…

Alrededor de dos días, si, eso es lo que se demora el viaje desde el cuartel de aquellos piratas hasta la base de la marina más cercana, un tiempo abrumador, sobre todo por que hay que llevar los cuerpos en una carreta jalada por un caballo de trabajo algo desnutrido. Y después de dos infernales días, por fin llego. Los cuerpos ya estaban duros, productos del rigor mortis, y su piel ya se halla pálida, más que muy pálida es la piel putrefacta de un muerto. Los marines están esperando en la entrada a la aldea donde se halla la base de la marina, esperan ansiosos la llegada de un calmado y prácticamente inofensivo Nishijo, esperan por los cuerpos de aquellos quienes valen 15 millones exactamente… Las miradas de aquellos marines buscan los ojos de Nishijo con cierta ira, no fueron capaces de realizar la tarea que sus superiores les indicaron.

-Por fin ha llegado el hijo prodigo ¿Lo lograste o te patearon el culo? –Pregunto sarcástico el marine que probablemente no pasara de cabo o de un simple oficial a Nishijo. Este lo miraba tranquilo, su sombrero blanco con un fieltro y una especie de trébol de cuatro hojas naranjo en él… Una vista chistosa a un singular personaje que ahora llevaba encima de un carro jalado por un caballo nada más que cuerpos inertes y fríos, impávidos. –Al parecer te patearon el culo jaja como es que este cabrón no habla ¿No?

-Si, puede que lo hayan hecho y le hayan partido el culo –Señalo con rapidez el otro oficial al lado izquierdo de el primero, ambos se reían y les parecía chistosa o buena la idea de que al caza recompensas le hubieran roto el cráneo a patadas y hubiesen regado su masa encefálica por el suelo.

-No, la verdad es que cumplí con mi parte, acá están… Los cuerpos de los piratas, están todos, no falta ninguno y están todos muertos ¿Quieren verlos? –Pregunto al tiempo que destapaba los cuerpos y los marines miraban con terror el estado de estos, no solo por la putrefacción evidente que veían en ellos, si no también por las heridas que el cazador les había ocasionado a aquellos cuerpos, heridas más que muy profundas y feas, tanto que hasta marines de alta competencia se habrían asqueado al verlas -¿Les parece asqueroso? Yo diría que no, aunque ustedes quizás difieran, aun no se han topado con la crudeza de la vida… Ahora son suyos, traigan a su oficial al mando, quiero mi recompensa, después podrán hacer lo que quieran con estos cuerpos, podrán si quieren colgarlos, exhibirlos, lo que ustedes quieran, lo que les plazca, no me molesta, solo estoy aquí por mi dinero… -Ambos oficiales partieron rápido en búsqueda de aquel oficial mientras Nishijo esperaba a ver que pasaba a continuación, era verdad que el carro olía pésimo y que tendría que quemarlo en su totalidad y conseguir otro, y empezar a dar caza a otro piratas para seguir acumulando fortuna…

-Veo que ya has llegado chico ¿Fue muy difícil lograrlo? –Pregunto inmediato el oficial a cargo de aquella base de la marina –No pensé que te demorarías tan poco en hacerlo pero bueno, es cosa de que… Bueno, solo es “cosa”.
-Lo se señor, demore poco y no fue difícil, pero si me lleve varios golpes por mi casería, fue de cierta forma… doloroso, no lo suficiente pero doloroso al fin y al cabo, y ahora estoy perfectamente bien ¿Usted? –Respondió algo indiferente Nishijo, aunque sabía que le había dolido más que demasiado aquellos golpes no se atrevía a decirlo, su orgullo lo impedía, el orgullo que lo había transformado en un cazador después de ciertos eventos, eventos completamente desafortunados en su totalidad. Su mirada iba de acá para allá, estaba algo nervioso, por el sencillo hecho de que debían pagarle lo que le debían… Una suma cuantiosa, bastante buena por solo unas cuantas personas muertas, un precio justo por sus deberes 15 millones de berries.
-Bueno muchacho, antes de pagarte, ya que es por eso que volviste o no habrías vuelto, debo conversar algo contigo…
-Muy bien señor ¿de que trata? ¿Hay algún problema?
-No, o sea si, es un problema pero no contigo chico, a decir verdad me gusta tu modo de operación es bastante útil a decir verdad, no demoras demasiado y siempre cumples tu palabra, es más me extraña que no hayas pensado en unirte a la marina, serias de mucha utilidad aquí, serias valioso en todo aspecto imaginable… ¿Qué dices chico?
El problema era uno, y uno solo, un rencor que nacía en Nishijo hacia los marines, hacia la marina entera, una rabia ciega que seria pagada con sangre en un momento dado, pero ahora solo quería dinero y un trabajo estable, era por ello que no se unía, después de todo, ellos habían dejado libres a los asesinos de su esposa, luego él los había cazado y los había asesinado, la justicia no había podido hacer nada ¿Cómo dejarle a ellos depositada su confianza? No, era imposible que aceptase. –La verdad señor es que no tengo interés alguno en la marina ni hacer carrera en ella, solo la veo como una organización que me provee trabajo y una paga bastante buena, nada más.
-Te entiendo chico, solo se me hacia raro… Ahora… ¿Estas interesado en otro trabajo? Es en Arabasta…
avatar
Koisawa Nishijo

skypiean
cazarecompensas espadachin medico

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.