Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Crónicas de Argandia | Élite |
Dom Feb 22, 2015 9:14 am por Invitado

» Anime Rol (Afiliación Elite solicitada )
Miér Jul 23, 2014 11:45 am por Invitado

» Heroes of Xandor {Afiliación Normal}-Apertura-
Miér Jul 23, 2014 3:26 am por Invitado

» Comfirmación Elite: Imitation Black
Jue Jul 03, 2014 12:30 am por Invitado

» Naruto Rol [Élite] - ¡Recién abierto!
Dom Jun 29, 2014 12:29 pm por Invitado


Trío de ases

Ir abajo

Trío de ases

Mensaje por Raven el Miér Feb 12, 2014 6:04 pm

Loguetown de noche era ciudad muy distinta a la que se presentaba o se quería mostrar de día. Las calles repletas de visitantes y turistas, tan transitadas por marines y guardias, daban paso a unas prolongaciones de sombras y de silencio absoluto tan solo iluminadas por unos cuantos fanales. Es cierto que el ambiente no era cálido ni mucho menos, pero aún así me sorprendió el ver una ciudad tan viva de noche y tan sórdida de noche. En fin, para lo que había venido a hacer era mucho más provechoso que los marines no se asomaran demasiado por las calles de la ciudad, aunque si es cierto que a unas malas hubiera preferido que las calles estuvieran a rebosar de personas para poder mezclarme entre la multitud y escapar. Eso a unas malas, porque, en principio, no debía de pasar nada malo.

Había conseguido llegar a duras penas a la isla con el bote de madera que me habían prestado los habitantes de Shitmosuki, pero si quería continuar mi camino debía de conseguir una nave algo más estable, y para ello necesitaba algo de dinero extra que no tenía. Es más, con lo que llevaba encima dudaba que durara muchos más días pudiéndome permitir comer y dormir y conseguir alojamiento por las noches. La idea era multiplicar ese poco dinero hasta conseguir lo suficiente como para costearme una embarcación de pequeño tamaño. Con este fin, me encontraba a las puertas de lo que parecía una taberna cerrada del bajo mundo de la ciudad, con un manto oscuro que me cubría de la cabeza a los pies y me disponía a llamar a la puerta. Fueron dos golpes secos seguidos de otro tercero tras haber esperado cinco segundos. Esa era la contraseña para que la puerta fuera abierta, o al menos así me habían dicho.

Se suponía que aquella taberna se convertía en un casino clandestino por las noches, donde criminales y personas apartadas de la ley venían a jugarse su dinero de forma ilegal. De poder hacerlo de otro modo lo haría sin ninguna duda, pero en las circunstancias en las que me encontraba no tenía muchas opciones entre las que elegir. Un hombre de mediana edad abrió la puerta, no sin antes mirar a derecha e izquierda por si había algún marine cerca. Tras esto, me dejó pasar y me señaló una puerta trasera. Caminé lentamente por el oscuro local hasta llegar ante ella y pasar a la siguiente sala. La luz intensa de las lámparas de la misma hicieron que entrecerrara por momentos los ojos al no poder soportar un cambio de iluminación tan grande. La sala se componía por cuatro mesas en esencia: una mesa que parecía ser la de cobro de fichas, otra en la que se jugaba a la ruleta y dos más en las que se jugaba a cartas.

Me quité el manto que llevaba puesto y lo cogí con la mano derecha para así tener un mayor ángulo de visión. Quería examinar bien cada rincón de aquella sala, pues prevenir siempre es mejor que curar, pero no encontré nada sospechoso. Al fin y al cabo, era un lugar en el que se concentraban tanto piratas, como criminales y fugitivos, por lo cual aunque fuera un local secreto era el sitio perfecto para realizar una emboscada o una redada. - Cámbieme esto en fichas por favor -. Le dije al crupier de forma serena y tranquila al tiempo que cogía asiento en una de las mesas en las que se jugaba a cartas. Tenía mucha presión encima, pues lo que estaba en juego era mucho, pero aún así sabía que mantener la calma era la mejor opción. La mesa no estaba del todo llena, pero si lo suficiente como para que pudiera ganar una sustanciosa cantidad de dinero, ahora solo esperaba que la suerte me sonriera y que nada ni nadie se entrometiera en lo que quería que fuese una velada tranquila.
avatar
Raven

humano
pirata espadachin cocinero

Volver arriba Ir abajo

Re: Trío de ases

Mensaje por Roshack el Jue Feb 13, 2014 3:20 pm

Tao sonrió y enseño sus cartas.

-¡Fuuuuull House!- Claudico mientras dejaba sobre la mesa de forma bien visible una pareja de sietes y un trío de Q.
Mientras sus compañeros de mesa maldecían su mala suerte o la buena suerte de su adversario, el teniente recogió sus ganancias aun con la sonrisa dibujada en los labios, pero pese a que estaba teniendo una buena racha con las cartas, no se podía decir que aquella fuera una buena noche.

Llevaba ya unos meses destinado a Loguetown, la ciudad cebo, como le gustaba llamarla a él.
Aquel lugar, la ciudad donde fue ejecutado el antiguo rey de los piratas era la meca de muchos de estos y la visitaban a raudales, convirtiéndola así en un paraíso para caza-recompensas y marines con intención de capturar piratas, como era esa noche el caso de Tao.
Desde su llegada a la ciudad, había sabido apreciar el valor de este casino clandestino. Ignorado deliberadamente por los marines, era una magnifico lugar de reunión para piratas y otro tipo de criminales y con ello, un magnifico lugar para conseguir información sobre sus actividades.
¿Para que montar una redada? aquello seria pan para hoy y hambre para mañana.
Era mucho mejor atraparlos uno a uno en cuanto abandonaban el nido...
Por ese motivo, aquella noche, Tao había vuelto para echar unas partidas de cartas, beber y buscar a algún posible "turista" al que llevarse al calabozo.
Con el cabello despeinado y rizado, unas gafas de culo de botella y un ropaje andrajoso, el teniente se hacia pasar todas las noches por un vagabundo alcohólico y ludopata que se jugaba cada noche lo que había logrado mendigar por la mañana. Nadie le reconocería, al menos no por su aspecto.

Mientras simulaba contar lucrativamente las fichas ganadas, un nuevo jugador tomo asiento en la mesa.
Se trataba de un joven moreno, bastante alto a decir verdad pero desgraciadamente para él, se palpaba su tensión.

"Vaya, vaya..." Pensó Tao.

Dedicándole una mirada de reojo mal disimulada, lo escruto de arriba abajo antes girarse hacia él reclinándose sobre la mesa con una mano apoyada sobre la mejilla y la otra dibujando un circulo alrededor de sus fichas con gesto protector.

-¡Hey chico! ¿Eres nuevo por aquí verdad?- Le asalto descaradamente. -Vamos, no te pongas tan nervioso. Aquí estamos entre amigos. Bueno, amigos que te desplumaran, pero amigos al fin y al cabo.- Bromeo. Luego aparto la mirada y tomo una pose pensativa simulando que meditaba profundamente en lo que acababa de decir.
Sin duda, aquel chico pensaría que estaba loco como mínimo.
A continuación, de un sobresalto, volvió a encararse a la mesa y golpeo ambas palmas antes de frotárselas mientras una gran sonrisa adornaba su rostro.

-¡Vamos hombre!¡Reparte ya las cartas! También para el chaval.- Demando con entusiasmo al crupier.



-Hablar-
"Pensar"

avatar
Roshack

humano
marine luchador navegante

Volver arriba Ir abajo

Re: Trío de ases

Mensaje por Koisawa Nishijo el Jue Feb 13, 2014 9:10 pm

Un sonido jovial venia desde aquel lugar, hace demasiado que no entraba a un lugar así, un extraño lugar donde servían bebidas alcohólicas, una “taberna” que por las noches no era nada más ni nada menos que un casino, un muy buen casino, un excelente casino clandestino.

Un grito de exaltación lo hizo recomponerse y salir de aquellos pensamientos, un grito jovial de “Full House” una excelente mano que pocas veces se logra formar jugando poker. Las personas en esa silla se resentían de su mala suerte por haber perdido ante tal mano, una excelente mano por decir poco. –¡Hey! Quiero whisky –Dijo Koisawa en dirección al bar tender (Cantinero) de aquel lugar, él cual rápidamente le tendió un vaso de aquel licor.

-Ese es un tipo con suerte –Señalo Koisawa al tiempo que daba un buen sorbo al vaso corto con su licor. Había llegado hace menos de una semana a Loguetown después de una ausencia de 3 meses en aquel lugar, la verdad era que Conomi Island lo tenia completamente absorbido. Y bueno loguetown era un buen lugar para cazar, después de todo era la meca para los piratas, su eje central, el símbolo de lo que podía alcanzar la grandeza de los hombres…
Y por supuesto al haber llegado a aquel lugar por primera vez hace muchos años había conocido el casino pero no le había dado importancia, después de todo solo era un chiquillo, ahora años después, adoraba aquel lugar, donde podía conseguir cierta entretención a muy barato precio, muy muy barato precio y si el azar esta de tu mano (o en tu bolsillo) se pueden llegar a grandes cosas. El tipo que ahora ganaba era prueba de ello, su aspecto dejaba mucho que dejar en aquel lugar, sus ropajes andrajosos eran literalmente asquerosos.

Y lentamente cuando un joven se sentó en la mesa de aquel tipo, Koisawa pensó “¿Por qué no puedo unirme?”, y sencillo como lo pensó lo hizo. Se saco su sombrero y se sentó en la mesa con tranquilidad, daría partida en aquella partida jaja que redundancia… Su sombrero fue colocado en el marco de la propia silla donde se sentó.
La voz de aquel hombre era chistosa –Jaja si que debe ser nuevo, se arriesga a sentarse aquí, pero bueno, de eso trata el poker ¿No? –Pregunto sin sacarse el traje al tiempo que se sentaba y seguía bebiendo, levantando su mano por más alcohol, necesitaba impregnarse del aroma del alcohol, puesto que el aroma de la sangre de sus ropajes era bastante fuerte.

-Bueno, empieza el juego, suerte compañeros –
Señalo al tiempo que el crupier empezaba a lanzar cartas a cada jugador.



avatar
Koisawa Nishijo

skypiean
cazarecompensas espadachin medico

Volver arriba Ir abajo

Re: Trío de ases

Mensaje por Raven el Vie Feb 14, 2014 4:53 pm

No había reparado en los hombres que formaban parte de la mesa de juego. Supongo que tenía tanta presión encima que había pasado eso por alto. A pesar de lo que mucha gente suele pensar, el aspecto al igual que el semblante de una persona te cuentan mucho sobre su forma de ser y de pensar, sobretodo en una partida de poker en donde todos se juegan el dinero, solo hay que ser lo suficientemente astuto para verlo. Un tipo que siempre sonríe, habla sin parar y va con una gran cantidad de perfume encima suele ser bastante inseguro, alguien que se mantiene callado y concentrado en sus cartas a expensas de lo que puedan hacer sus contrincantes puede ser alguien muy peligroso, etc. La clave está en observar cuando más están presionados los puntos débiles que muestra su cuerpo de forma involuntaria, los también llamados tics, gestos que no controlamos y que realizamos inconscientemente cuando nos encontramos más nerviosos.

No obstante, había un participante que me traía de cabeza, pues no conseguí sacar nada de él. Llevaba unas ropas muy desgastadas, incluso diría que andrajosas, con el pelo muy alborotado y unas gafas que parecían de un científico loco del pasado, hablaba mucho y era muy extrovertido, aunque la verdad quizá eso fuera debido a que se había bebido unas cuantas jarras de cerveza, no lo sabía. La cosa es que llevaba demasiadas fichas acumuladas, y eso no me cuadraba en el perfil de un vagabundo. Alguien que tiene poco dinero suele valorarlo de sobremanera, mucho más que los que sí lo tienen, no alardeando sobre lo que gana hasta que ha conseguido “sacarlo de la mesa” por así decirlo. Había algo raro en él pero no sabía el qué, solo debía de tener algo más de cuidado con él, pues si no podía preveer sus jugadas podría complicarme mucho el juego.

- Mentiría si dijera que no, digamos que estoy de paso por la ciudad … -. Mi tono era despreocupada, mi mirada se mantenía al frente justo donde el crupier comenzaba a barajar y repartir las cartas. Quizá en otra ocasión le hubiera dedicado mayor atención a la charla con aquel hombre, pero ahora necesitaba concentrarme en la partida, pues era un ámbito en el que era poco experto, por no decir bastante novato. - Eso no lo dudo, pero entre nosotros, espero ser yo el que te desplume, parece que hasta ahora la suerte te ha acompañado -. Dije esbozando un intento de sonrisa ahora sí girándome hacia el sujeto de extrañas pintas, y en concreto mirando hacia la gran cantidad de fichas que había acumulado. Tanta charla me dio ganas de llevarme a la boca un cigarrilo, así que encendí uno y me lo llevé a la boca.

Justo antes de que el crupier terminara de barajar un nuevo sujeto se sentó en la mesa, ocupando de este modo las siete sillas que la conformaban. También hizo alusión a mi poca experiencia en el juego, al perecer se me notaba demasiado. Eso podría jugarlo a mi favor, pues nadie esperaría de un novato que jugara demasiado bien, tiempo al tiempo. “Eso espero”. Pensé mientras el nuevo jugador de cabellos rubios nos deseó que tuviéramos suerte, al tiempo que levantaba cautelosamente las cartas que me tocaban. No hizo ningún gesto ni tampoco cambio alguno en mi semblante, pero la verdad es que la mano no era nada buena. Esperaba que conforme avanzara la noche mi suerte cambiara y si no, a unas malas, podía echar mano de mi condición de pirata y robar algo de dinero al casino, que después de todo no podrían denunciar porque se trataba de un local ilegal.

Off Rol:
Disculpad que no avance nada en la partida, pero mis conocimeintos del poker se limitan al Texas hold 'em, y como Roshak ya había hablado de cinco cartas en su mano no se como se juega, así que para cagarla he preferido no decir nada xD
avatar
Raven

humano
pirata espadachin cocinero

Volver arriba Ir abajo

Re: Trío de ases

Mensaje por Roshack el Lun Feb 17, 2014 8:03 pm

El joven desconocido llegado desde no se sabe donde, otro nuevo jugador, de aspecto espeluznante pero de alegre talante, cartas de nuevo sobre la mesa. Empezaba el juego, empezaba la caza.

Tao levanto levemente sus cartas para echarles una ojeada, tras lo cual tubo que reprimir una mueca de disgusto. Un 2 de tréboles y un 7 de corazones.
"...Dios que mano más mala..." Maldijo para si. Tenia que reconocer que pese a que iba tras la caza de piratas, disfrutaba jugando a las cartas.
Por si fuera poco, le tocaba jugar la gran ciega.

Dedicando una alegre sonrisa a todos los presentes hizo su apuesta mínima, tras lo cual se puso a charlar con los demás jugadores.

-Dime chico. ¿De donde vienes?¿Que te trae por estos...suburbios?- Pregunto a Raven masticando la ultima palabra mientras describía círculos con una mano en alto. -Mis tiempos de navegante hace ya unos años que terminaron y ahora me deleito escuchando historias y aventuras de jóvenes promesas como tu.- Termino, esta vez con un ligero tono de sarcasmo en la voz mientras en sus ojos se leía una mirada cómplice.

"Veamos que canta el polluelo..." Pensó divertido para sus adentros mientras seguía con la interpretación de su papel.
Por otra parte, el último jugador...Le sonaba de algo, no recordaba el que pero le sonaba. Aun que, solo por su demacrado aspecto despuntando vivamente con su alegre talante y ese aire deprimente y enfermizo que parecía rodearle, ya era más que suficiente para disparar todas las alertas de Tao.

"¿Quien demonios es este personaje? Me da que este va a ser un problema..." Medito mientras lo observaba disimuladamente.

Spoiler:
Perdona Raven, fallo mio Razz, yo también juego al Texas XD. Con lo de "mano" me refería a mis dos cartas más las cinco de la mesa Smile


-Hablar-
"Pensar"

avatar
Roshack

humano
marine luchador navegante

Volver arriba Ir abajo

Re: Trío de ases

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.