Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Crónicas de Argandia | Élite |
Dom Feb 22, 2015 9:14 am por Invitado

» Anime Rol (Afiliación Elite solicitada )
Miér Jul 23, 2014 11:45 am por Invitado

» Heroes of Xandor {Afiliación Normal}-Apertura-
Miér Jul 23, 2014 3:26 am por Invitado

» Comfirmación Elite: Imitation Black
Jue Jul 03, 2014 12:30 am por Invitado

» Naruto Rol [Élite] - ¡Recién abierto!
Dom Jun 29, 2014 12:29 pm por Invitado


Caceria Diplomatica - Trama Revo - Soujiro (Pasado)

Ir abajo

Caceria Diplomatica - Trama Revo - Soujiro (Pasado)

Mensaje por Dr Nemesis el Jue Feb 20, 2014 11:43 pm

Reino Torino. – 12.00 Hs – Misión Diplomática Revolucionaria.

La pequeña isla perdida en el South Blue era un lugar extraño para visitar, su apariencia y mucho mas la de sus habitantes podía engañar a simple vista, pues parecían no ser más que una tribu de salvajes que combatían con aves gigantes y trepaban por aquella enorme planta que era el corazón del reino. No obstante nada estaba más lejos de la verdad, aquella civilización era sin duda una de las más avanzadas en cuanto a medicina se refería y por tanto, Urahara y Salamander habían estado de acuerdo en que no había entre ellos una persona mas adecuada para hacer una visita diplomática que su propio Doctor.

Aquello no había hecho la menor gracia a Nemesis el cual tenia de Diplomático lo que una babosa de romántico, pero sin embargo allí estaba, cumpliendo las ordenes de sus superiores a regañadientes, dejando de lado su habitual apariencia tan peculiar cuando iba enmascarado, optando por llevar ahora un traje blanco de vestir con un sombrero a juego de ala ancha y un barbijo infaltable que cubría su boca, pues por muy diplomática que fuese la reunión no compartiría el aire directamente con aquellos seres.

El pequeño barco de la armada atraco por el lado norte de la isla, lejos aun del asentamiento principal de la tribu medica, la comisión estaba formada por cinco hombres, de los cuales el de mayor rango era el Dr. Aquella era una tierra neutral y la presencia de la marina era muy rara en ella, aunque el doctor prefería el perfil bajo y eludía las vistas en publico, pues su cabeza era por demás reconocida y tenia un Wanted demasiado suculento por ser un ex miembro del gobierno. Aquella situación lo ponía de mal humor y eso hacia que su carácter arrogante y sarcástico se exacerbara mucho más.

- Bien niños no me hagan perder el tiempo, tu y tu, Rick, Jones, ustedes llevaran a cargo esas conversaciones, yo solo soy el representante de turno… no me hagan perder el tiempo y ya vamos a resolver esto. Erick tu te quedas cerca mío. –

Aquellas fueron las palabras del Comandante a sus hombres en medio de aquella bahía perdida, así dispuesta la formación se pusieron en marcha internándose en la espesa jungla del lugar, sin saber que una de las enormes aves que dominaban el paraje los había visto llegar y había pensado que ellos serian excelentes ingredientes en la alimentación de sus crías.

Para su suerte y por ser una misión diplomática, el grupo de revolucionarios iba prácticamente desarmado…


Unete:



Science:


avatar
Dr Nemesis

cyborg
general revo tirador medico
Tripulacion : Armada Revolucionaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Caceria Diplomatica - Trama Revo - Soujiro (Pasado)

Mensaje por Soujiro el Vie Feb 21, 2014 1:01 am

Conseguí un pequeño trabajo con un grupo de revolucionarios que querían visitar un reino un poco olvidado, ni yo sabía que aquel sitio existía, lo llamaban “Reino Torino”, y pues, por alguna extraña razón se me daba el asociarlo con la palabra “Taurino”, haciéndome pensar que todos sus habitantes eran hombres toro y mujeres vacas, algo por el estilo, pero pensar de esa manera infantil era una estupidez, mejor ni hacia comentarios al respecto o me podrían cortar la paga.

Yo ya había llegado a la isla mucho antes que los revolucionarios, unas horas por así decirlo, fueron ellos quienes me contactaron y me dieron indicaciones de cómo llegar, a sabiendas de que surco los mares en mi pequeño velero.

Los revolucionarios llegaron en un barco obviamente más grande que el mío, pero para nada inmenso, desembarcaron lo más rápido que pudieron y ya estaban agrupados para cruzar la jungla espesa por la que teníamos que pasar antes de poner un pie a nuestro destino.

El que me contrato era alguien llamado Nemesis, aquel que ordenaba a los demás que hacer, los apuraba. Lo más interesante era que ellos no estaban armados, ni siquiera una pequeña navaja, ni un arma de fuego, nada que pudiese ser usado como defensa propia. Quizá estaba entrenados en combate físico, si, quizá, eran revolucionarios después de todo, no creo que sean dependiente de armas como yo.

-Llega un poco tarde Nemesis.- Me acerque a mi temporal superior, mirándole con aquella imborrable sonrisa que adornaba mi rostro, vestido con mis ropas tradicionales, un haori de color rojo vino con el torso semi abierto, y un pantalón holgado verde, ajustados de los tobillos para abajo con unos vendajes, y como siempre, mis espadas las cuales se mantenían envainadas en mi cintura.

-Les recomiendo ir siempre con la guardia en alto, llevo unas horas aquí y he escuchado sonidos extraños provenientes de la jungla, como si fueses aves o algo por el estilo, pero era muy ruidoso como para ser pequeñas aves.- Le di mis recomendaciones, y comencé mi andar detrás del grupo de revolucionarios los cuales nos abrían camino a través de la jungla, apartando ramas y alguna que otra cosa en el suelo con lo que pudiésemos enredarnos al caminar.

Un sonido extraño se escuchaba de nuevo. –Ahí está el sonido de nuevo, curioso eh?- me mantenía sonriente y calmado, no es que fuese un idiota, simplemente era mi manera de ser, al contrario de algunos de los revolucionarios que se les notaba nerviosos. –Deténganse un momento por favor.- y ellos se detuvieron, sus pasos no me dejaban escuchar con claridad, pero había algo que me molestaba, podía escucharlo… algo gigante que se movía por los aires, que abanicaba el aire.

Observe sobre nosotros, el cielo escondido tras las hojas de la infinidad de árboles y palmeras que había en este lugar, pude ver sombras de algo que andaba volando, un ave de un gran tamaño. Aquello se abría paso a través de los árboles, y con el pico abierto intentaba llevarnos, o al menos comernos en el acto, algo que no me permitiría.

-Manténganse agachados, si es que no quieren ser devorados por ese saco de plumas.- Mire a mi alrededor cautelosamente, colocando mi mano sobre el mango de mi katana, necesitaba algo para elevarme sobre ella y darle un golpe en la nuca lo suficientemente fuerte como para dejarla inconsciente.

-San Shukuchi- dije, y luego de dar tres pasos hacia el frente, desaparecí de la vista de los revolucionarios, escalando una de las palmeras a grandes velocidades, al menos ellos podían saber el donde me encontraba se observaban con atención que mis pasos dejaban abolladuras en la madera. De un salto me eleve sobre la enorme ave, la cual se dio cuenta de mi presencia arriba de ella, pero era demasiado tarde como para que ella hiciera algo. Casi que al instante, agite mi Ichi Honjoo Masamune en dirección a la criatura voladora, y una gran ráfaga de aire fue enviada a gran velocidad a una zona detrás de su cabeza, en la parte superior de su cuello, dejándola inconsciente al momento del impacto. El cuerpo, reboto entre los árboles y cayó al suelo boca arriba, lo que aproveche para hacer mi aterrizaje más cómodo.

-A esto era lo que me refería, escuche varias de estas cuando llegue, no crean que esta es la única- comente a los revolucionarios que se aproximaron en mi dirección rápidamente, a ver si me encontraba sano y salvo. –Hahaha, es enorme verdad?- mencione, sonriente, poniéndome en pie sobre el torso de la paloma extraña, aunque por puro respeto me baje de ella y guarde mi espada en su funda, debido a que el peligro ya había pasado.
avatar
Soujiro

humano
cazarecompensas espadachin navegante

Volver arriba Ir abajo

Re: Caceria Diplomatica - Trama Revo - Soujiro (Pasado)

Mensaje por Dr Nemesis el Vie Feb 21, 2014 3:14 am

Mientras se disponían a introducirse en aquella jungla el joven cazador y espadachín se unió a ellos, con un semblante alegre y confiado, presentándose ante aquel que lo había contratado. Al parecer había estado prestando atención a lo que sucedía en la zona pues ni bien llegar comenzó a hablar sobre aquellos asuntos. El Dr. que venia de muy mal genio ya por estar en una misión como aquella escucho con oído sordo lo que el joven decía y cuando termino de hablar respondió con aquel tono seco y sarcástico a sus palabras.

- Nosotros no hemos llegado tarde, tu has llegado temprano que es muy distinto, y pequeño niño que juega con alfileres, debes saber que soy Doctor Némesis, por favor. –

Mas pronto el joven demostró que sus palabras, y su presencia allí era aparentemente justificada, con agiles movimientos y rápidos pasos se elevo de una forma impresionante y de un certero golpe bajo a una de aquellas aves. A los ojos de los camaradas revolucionarios aquello había resultado asombroso y casi imperceptible, no obstante para Némesis el asunto había sido muy perceptible y siquiera le había costado esfuerzo seguirle el paso.

Con los brazos cruzados tras su espalda observo con interés al ave, inclinando su cuerpo un tanto sobre esta y luego mirando al rostro del joven cazador esbozo una sonrisa bajo aquel barbijo blanco que cubría la mitad de su rostro, el gesto quizás no era perceptible pero los ojos del hombre brillaban como zafiros maliciosos.

- Sabes… que has asesinado a la cría… no? –

Soltó las palabras muy lentamente, como si las disfrutara y saboreara, palabra a palabra, silaba a silaba. Un ruido realmente ensordecedor interrumpió la escena, un grito o más bien un chillido, una exclamación animal y que aun así transmitía un claro sentimiento de dolor, desesperación y ciertamente furia.

El Doctor se irguió una vez más y miro a sus hombres. Hablo con voz tranquila, mas con un tuno duro y desinteresado que no daba lugar ni a dudas ni a cuestionamientos.

- Es este realmente un maravilloso espécimen y ya que nuestro buen Cazador nos ha proporcionado el mismo no lo dejaremos aquí para que se pudra. Jones, Baltimore, ustedes dos atenlo y tiren de el, entre los dos de seguro podrán arrastrarlo por la maleza. Jones y Erick abrirán el camino. –

Se limpio el lado de su traje el cual tenía una mancha de polvo que se había levantado con la caída del enorme animal y el diestro espadachín. Volvió sus orbes cristalinos hacia el cazador y su perpetua sonrisa y actitud jovial.

- Bien es por esto que estas aquí. Cuando mama venga, y vendrá, espero que te ocupes, aunque bueno… dudo que sea igual de sencillo que con un polluelo. –

Dicho aquello el hombre se volteo, acomodo su sombrero de ala ancha para protegerse de los intensos rayos del sol y prosiguió el avance sobre aquel terreno tan espeso, la villa a la que se dirigían estaría a no más de una hora de marcha.

Delante de el, los pobres reclutas revolucionarios jalaban del inerte animal con esfuerzo, sudando y empujando poco a poco, mientras el doctor comenzaba a avanzar con paso lento tras ellos.


Unete:



Science:


avatar
Dr Nemesis

cyborg
general revo tirador medico
Tripulacion : Armada Revolucionaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Caceria Diplomatica - Trama Revo - Soujiro (Pasado)

Mensaje por Soujiro el Vie Feb 21, 2014 4:47 am

-Asesinado?- me di la vuelta y observe que el ave, a lo que el canoso llamada pequeña, no respiraba en lo absoluto, era una lástima lo sucedido, pero aquello no me quito la sonrisa del rostro. –Quizá me pase un poco con el golpe, no me moleste siquiera en cambiar al lado grueso de la espada.- comente al amargado, el cual con anterioridad me había pedido que le llamara “Doctor”, era lo que era, eso ya lo sabía, pero para mí el solo era mi cliente, alguien cuyo poder podría equipararse al mío o superarlo, se trataba de un general de la revolución cuya cabeza tenía un buen costo.

Eternamente sonriente, escuche a mi cliente hablar sobre arrastrar el cuerpo sin vida de la criatura, y luego en un momento extraño, dio instrucciones confusas a sus hombres, en especial a uno al que llamo Jones, el cual le ordeno amarrar y arrastrar a la cría, pero al mismo tiempo le pidió a él y a un tal Erick que limpiaran el paso. Jones se mostraba un poco confuso ante la situación, que se supone que haría él. –Creo que enredaste los nombres.- Jones asintió la cabeza, pero de manera obediente cumplió con su primer orden, para luego ir jalando del ave con una mano, y abriendo camino con la otra, junto al tal Erick. –Cuanta dedicación…- murmure.

Me quede pensando un poco en lo que había hecho, acabar con la vida de un animal inocente, algo que rompía con mi concepto de justicia, en el que solo los injustos merecían sufrir, pero, esa ave no tiene conciencia para saber lo que hacía, solo seguía su instinto, y yo actué en base a los míos más que por conciencia, pero eso no quita que termine con su existencia.

-El tamaño no hace la diferencia Doc., aunque…- suspire mirando al cielo, observando sombras de aves sobrevolando las palmeras, había una gigante que había estado dando vueltas por el área, más que grande, esa cosa era enorme, impresionante. –No es que desprecie el trabajo que me ofreció, es un buen dinero y todo, pero entre nos, sabemos que usted es fuerte y podría haber lidiado con estos animales sin necesidad de haberme llamado.- mire de reojo a mi cliente, el cual probablemente no me estaría parando bola, pero era expresar lo que pensaba era parte de mí.

-Lo que le lleva a pensar, me comento que esta era una misión diplomática, y bien esas aves podrían ser importantes para la población, algún tipo de símbolo o algo sagrado, es algo que desconozco, pero de ser como pienso que es posible que sea, no estaría arriesgando su misión al mandar a arrastrar eso?- Reí un poco, volviendo a morir al cielo con mucha atención, conforme avanzábamos había una ave gigante que solo daba vueltas donde estuviésemos, como si pudiese percibir el olor de la cría que jalaban los revolucionarios. –Puede decirme si me equivoco, corregirme incluso, no me ofendo.-

A lo lejos podía ver humo blanco, aunque se supone que es un “reino”, quizá tome aquella palabra muy a lo literal, se podría tratar de una población que vive en condiciones rurales. –Deténganse un momento.- señale al cielo con el dedo, para que todos miraran. –Esa cosa gigante sobre nosotros, lleva rato siguiéndonos, hasta ahora no se ha mostrado hostil, pero es mucho más grande que esa ave que arrastran, es muy posible que sea la madre.- La criatura bajo, abriéndose paso entre las palmeras y la espesa jungla, colocándose a un costado de la expedición y tocando con su pico a la cría sin vida. –Aquí vamos de nuevo supongo.-

Note el cambio de expresión en el rostro de la ave, sus ojos se veían diferente a hace unos momentos, que era aquel sentimiento que mostraba? Lo desconocía, pero actuaba de forma alocada, haciendo un insoportable ruido. Desenvaine mi katana, manteniéndome calmado ante la situación, evaluando la situación. Los revolucionarios se alejaron un poco, es más, de alguna forma termine yo estando lo mas al frente posible de la criatura, mientras los otros tenían miedo, y eran estos los hombres que querían plantarle cara al gobierno mundial? Que chistoso…

-Hahaha, lástima que tendré que matarte.- la criatura rápidamente busco agredirme con una mordida de su enorme pico, observando en su interior vi algo que jamás pensaría ver en una ave, contaba con colmillos, que demonios? Era ave era extraña, pero no, no perdí la concentración por algo como eso.

-Ni Shukuchi…- di dos pasos hacia adelante y desaparecí de la vista de los revolucionarios, esta vez mis pasos no quedaban marcado en la superficie, el viento soplaba atrás de mí, señalando el camino que tomaba hacia mi objetivo, pero la distancia entre la “mamá” y yo no era tanta. Mi velocidad me llevo hasta un costado de la criatura plumada, a su lado derecho para ser más precisos, cerca de su cuello. Realice un corte vertical, el cual envió una ráfaga resplandeciente que separo la cabeza del resto de su cuerpo.

-Ya estamos cerca del lugar al que queremos llegar, vi claramente el humo.- envaine mi espada y mire sonriente la cabeza en el suelo, cualquiera pensaría que soy un sádico y que me divierto con esto, pero la verdad es que me daba un poco de lastima la criatura, inconsciente y fiel seguidora de sus instintos maternales, su sangre estaba en manos de los revolucionarios, en las mías estaría mi dinero.
avatar
Soujiro

humano
cazarecompensas espadachin navegante

Volver arriba Ir abajo

Re: Caceria Diplomatica - Trama Revo - Soujiro (Pasado)

Mensaje por Dr Nemesis el Vie Feb 21, 2014 10:59 pm

Sin duda aquel clima era totalmente contraproducente para el humor del doctor, la humedad era excesiva y hacia que el calor fuese ciertamente sofocante, además de que en esas condiciones los insectos, como mosquitos y moscas se hacían presente con gran rapidez molestando a los que allí en la selva se internaba. En medio de aquel paisaje el revolucionario de mayor rango presente sudaba molesto y eso hacia que por momento se distrajese, incluso que llegase a confundir los nombres de sus subordinados, mas un hombre se carácter jamás admitía un error.

- Uhmmm no ha sido así. Jones es una promesa de la revolución, quizás pronto sea Coronel con sus propios hombres a cargo, debe demostrar sus capacidades y valía en todo momento y asi madurarlas para ser un excelente líder. –

Hablaba con ese tono ciertamente altanero y soberbio más no por ello con intenciones de descortesía, sin dudas Némesis era un hombre de carácter difícil. En parte lo que decía era cierto, Jones era de los presentes el mas destacado y uno de los pocos que incluso poseía un Wanted sobre su cabeza, no obstante lo que el espadachín había señalado era cierto mas el General jamás lo admitiría directamente, aun así para suerte de los presentes Rick, el sobrante revolucionario ayudaba a despejar el camino haciendo que la tarea de sus compañeros no fuese tan pesada.

El Cazador comenzó a señalar mientras avanzaban algunas cosas que había notado de la isla, sus aves y la población, pequeñas conclusiones que su cerebro había conectado y aquello hizo que su contratista sonriera e incluso soltara un leve aplauso mientras avanzaban por el camino que abrían sus hombres.

- Vaya, vaya, parece que no me he equivocado en contratarlo a usted Soujiro en lugar de sus otros compañeros de oficio. –

Podía ser un cambio imperceptible, pero para aquel hombre eso implicaba mucho, había pasado de tratarlo de tu, a llamarlo de usted, como si se mereciera algún grado de respeto, pues lo único que aquel extraño cyborg respetaba era la inteligencia y aquel espadachín parecía tener mas luces que el brillo de sus espadas.

El doctor se disponía finalmente a responder cuando la intervención de la madre de la “pequeña” cría hizo nuevamente su aparición, no obstante con hábiles movimientos sin duda sorprendentes Soujiro se hizo cargo de la bestia, sin piedad ni miramientos. Había dado la impresión de que los revolucionarios se asustaran del hecho pues se habían alejado instantáneamente de la criatura, incluso Némesis había dado pasos hacia atrás para hacer lo mismo, mas aquello no era miedo, por muy lo contrario era astucia.

El humo se elevaba en las cercanías indicando que estaban próximos a su destino, y así lo señalo el victorioso espadachín tras abatir a la criatura. Desde su posición el líder de aquella expedición soltó un suspiro, pues pronto las cosas se complicarían, o bien serian un excito, en verdad la mayor parte de ello dependería inevitablemente del actuar del cazador.

- Así es, de hecho tenemos muy poco tiempo. Dígame Soujiro, podría usted confiar en mi? Si se lo pidiera, como jefe momentáneo suyo y aquel que pagara lo acordado, siendo esto parte de su misión… lo haría? –

El revolucinario miraba expectante y quizás con ojos suplicantes por una respuesta rápida y afirmativa hacia los orbes de su momentáneo empleado. No había mucho tiempo, sus sentidos modificados podían escuchar los pasos apurados que se acercaban, era un grupo de al menos veinte hombres, pertenecientes a aquella tribu con la cual debían de contactar.

- No se ha equivocado, esas aves son sagradas, y matarlas es un crimen atroz, no obstante estas criaturas atacan a cualquier ser humano que pise esta isla excepto a sus habitantes… así ha sido desde que lograron la paz entre ambas especies, y por eso es imposible acercarse a este reino sin tener que enfrentarlas… ahora si confía en mi puedo sacarnos de este predicamento, aunque quizás parezca lo contrario por momentos, y quizás piense que lo engaño, no lo hare, es mi palabra como hombre de la Revolución, y mas aun como hombre de Ciencia. –

La voz del Doctor era firme y ciertamente seria, denotando la importancia de cada palabra que emitía hacia su interlocutor, mas casi al instante que el soltaba su ultima silaba al aire, un grupo de nativos salió de la selva rodeándolos en un circulo, quedándose a dos metros amenazadores con lanzas afiladas y adornadas con plumas, iban vestidos con tapa rabos, con sus cuerpos adornados con pulseras y collares coloridos y pintura que cubría sus pechos y parte de sus rostros.

Al instante los revolucionarios alzaron las manos al aire indicando que iban desarmados y no tenían intenciones de responder con agresiones. Incluso el doctor hizo lo propio y de su boca broto un sonido extraño, como el que produce la lengua al golpear el paladar - Nock nok tock noc toc nok! –

Y luego observando por el rabillo del ojo al espadachín, el único de ellos que iba armado agrego hablando rápido y con tono bajo. – Esas lanzas tienen un veneno que con el más mínimo rasguño te dejaran tieso como una barra de hierro inerte…procuran o provocarlos. –

- ¿¿¡Nok nock tokcok sock!?? - Se oyó responder al que parecía el líder de aquellos hombres... al parecer aquel seria el inicio de las negociaciones diplomáticas, y aunque no podía saberlo, Soujiro era el centro de ellas.

Nota:
Excelente hasta ahora ... solo quería mencionar que los "Lugareños" escapan a tu control narrativo ya que de eso depende la trama. No obstante ahora tus propias acciones pasaran a ser primordiales.


Unete:



Science:


avatar
Dr Nemesis

cyborg
general revo tirador medico
Tripulacion : Armada Revolucionaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Caceria Diplomatica - Trama Revo - Soujiro (Pasado)

Mensaje por Soujiro el Sáb Feb 22, 2014 3:42 am

Como lo sospechaba, estas aves son importantes, y yo andaba de lo más tranquilo matándolas, porque no me lo dijo antes? Mi cliente me pidió que confiara en él, algo que usualmente nadie me dice, que crea en sus palabras de revolucionario y que me podrá sacar de aquí.

Y si no había quedado claro el problema, es que hay un grupo de hombres de vestimenta tribal apuntándonos con lanzas recubiertas de un veneno paralizador. Levante mis manos hasta la altura de mi cabeza, era para mantenerlas alejadas de mis espadas y no se sintieran amenazados, al menos eso era lo que quería transmitir. Me mantuve tranquilo, como era usual, sonriendo de manera relajada mientras escuchaba al canoso hablar en un idioma demasiado gracioso, con suerte pude contener la risa, pero es que era demasiado ridículo lo que escuchaba.

-Esta gente no entiende nuestro lenguaje, cierto?- pregunte al revolucionario, la respuesta podía ser obvia, pero se supone que son humanos y que con anterioridad han recibido visitantes que son echados por los pájaros. –Ese idioma suena similar a los sonidos que emitían esos pájaros- comente despreocupadamente, observando a los hombres que sostenían firmemente aquellas lanzas hacia nuestra dirección, visualizando varias escenas de como podría acabar eso.

Si esta no fuese una misión diplomática, al menos la mitad de ellos estarían de rodillas y sin cabeza, mientras que los otros probablemente huirían, no estaba dentro de mi concepto de justicia el amenazar la vida de alguien que se defendía de bestias que le atacaban, eso no está del todo bien. –Confió en usted, creo… que quiere que haga para que no se sientan amenazados por mi presencia?- mire al líder de los lugareños, sin hacer contacto a los ojos para que no se sintiese amenazado, se veía más robusto que los demás, por su tamaño diría que era el más lento de ellos, pero la proporción de sus músculos era sinónimo de una fuerza quizá abominable, tenía que tener cuidado de no ser atrapado por ese mastodonte.

-Y bien, que es lo que le dijo el que distingue de los demás?- mire de reojos a Nemesis, queriendo escuchar al menos una respuesta positiva sobre todo este asunto, no quería pasar mucho tiempo en esa jungla, los mosquitos… podía escuchar los zumbidos de sus alas, volaban de aquí para allá y en cualquier momento nos picarían, solo falta que esos también fuesen sagrados.
avatar
Soujiro

humano
cazarecompensas espadachin navegante

Volver arriba Ir abajo

Re: Caceria Diplomatica - Trama Revo - Soujiro (Pasado)

Mensaje por Dr Nemesis el Dom Feb 23, 2014 3:45 am

El corpulento líder de aquellos hombres se mostraba serio y enojado, mientras sus compañeros movían sus lanzas hacia adelante ante cualquier mínimo movimiento de los cercados. Nemesis era el único de los presentes que se encontraba ciertamente relajado. Seguía profiriendo aquellos extraños sonidos con su lengua, mientras señalizaba con sus manos para hacerse entender. Hablaba y gesticulaba en dirección al grandote que era el único hasta ahora que respondía. Primero se señalo a si mismo y luego a sus compañeros e hizo un circulo indicando que venían juntos hacia la isla luego señalo a los hombres de la tribu mientras explicaba que ellos habían venido a verlos, para finalmente señalar a Soujiro y subir su mano hacia el cielo y luego bajarla apuntando la tierra, trazar un circulo en el aire describiendo el paisaje.

La vista el corpulento nativo se clavo entonces en el cazador de recompenzas mirándolo de hito en hito, con fiereza y desconfianza, como si lo analizara, lo observo detalladamente al parecer intentando creer algo.

- Es usted muy perspicaz, aun así notan que hablamos por tanto hagamosolo lo menos posible. - Aprovecho el revolucionario para comentar a su compañero que era ahora victima de aquellos pesados ojos que lo examinaban, pues no era solo el mas grande, sino que todos los nativos lo miraban con curiosidad y recelo.

El Doctor prosiguió con aquel dialogo gutural, señalando las aves y luego al cielo, haciendo una reverencia y volviendo a señalar a Soujiro una vez mas. Su interlocutor respondió enojado y con desconfianza, señalando al hombre ataviado de rojo que portaba espadas con su lanza como demandando algo. Nemesis alzo las manos y pronuncio algunos sonidos pidiendo de alguna forma calma.

Se acerco hacia el joven espadachín y murmuro casi sin mover los labios. Las precisas ordenes que deseaba que siguiera, todo a partir de aquel punto dependía mas que nada de lo que el hiciera y sobre todo, de que los nativos lo creyeran.

- Desenvaine su espada y haga un corte apuntando al árbol que hay sobre el líder, no se mueva ni un paso, solo haga eso, ni siquiera lo haga con fuerza... -


Se quedo parado detrás de el, con su cuerpo tensionando y listo para actuar, debía coordinar sus movimientos con los del joven para que aquello fuese creíble y nadie notase lo que realmente sucedía, la ventaja era que todos los ojos estaban puestos sobre el joven de las espadas, expectantes, incluso quizás hasta con un poco de miedo en el mirar.

El aire era pesado y estaba caliente, el espacio cerrado de los arboles hacia que el aire se concentrara y los rayos del sol brillaban con intensidad haciendo que el lugar no fuese en lo mas mínimo agradable, los minutos discurrían y el sudor corría por el rostro del doctor, ciertamente molesto por no poder sacarlo para no alterar nada en su plan.

En el momento que Soujiro realizase el corte sobre la nada, el haría su propio movimiento, el cual si todo iba bien, seria imperceptible.

Los cuatros revolucionarios restantes permanecían inmóviles con las manos en alto aun parados aun lado de la cría y el pajarraco de enormes proporciones que yacía muerto en el piso, sangrando lentamente de la cabeza y el cuello cercenado con un corte limpio cortesía de la espada y las habilidades que poseía aquel que tenia todas las miradas sobre si.


Unete:



Science:


avatar
Dr Nemesis

cyborg
general revo tirador medico
Tripulacion : Armada Revolucionaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Caceria Diplomatica - Trama Revo - Soujiro (Pasado)

Mensaje por Soujiro el Dom Feb 23, 2014 10:03 pm

Es que acaso el canoso estaba demente? Primero me dijo que no hiciera movimientos hostiles, y ahora me pide que desenvaine mi espada, en que se supone que estaba pensando? Le dije que confiaría en él, pero aquello es una contracción a sus peticiones, y encima me dice que tratara de no hablar, no sé qué quiso decir con desenvainarla hacia los árboles, es que acaso quería que cortara la copa de los árboles, o que simplemente señalara hacia ellos? O será que me quería hacer ver como alguna clase de héroe de cuentos de hada y que hiciera una pose ridícula frente a estos tribales.

Me mantenía sonriendo frente a los lugareños, los miraba uno a uno, ellos hacían lo mismo, no quitaban su vista de mí, me analizaban, me juzgaban en sus pensamientos. Inhale y exhale normalmente, pensando en cuál sería el momento ideal para hacer algo tan arriesgado, cómo reaccionarían? Sabiendo que el veneno de esas lanzas supuestamente me dejarían tan tieso como un cadáver después de tres días, valía la pena hacerlo?.

Trate de mirar de reojo a Nemesis, pero este se había puesto detrás de mí y no quería perder de vista a los lugareños, así que tome la decisión más estúpida, después de todo, “Solo se vive una vez”, y no sabría qué pasaría si no me arriesgaba a intentarlo.

Baje mis manos de manera calmada, ni muy rápido, pero tampoco muy lento, y simule que me dolían los codos por tenerlos flexionados tanto tiempo. Antes de que se dieran cuenta, mi mano derecha ya estaba en el mango de mi katana, la cual desenvaine ni muy rápido, pero tampoco como si fuese un anciano con artritis, y la agite a una altura por encima de las lanzas, apuntando hacia los arboles de atrás, poniendo mi otra mano sobre mi cintura para finalizar en una pose extremadamente ridícula.

Que se supone que debía hacer ahora? Quedarme así y ser centro de burlas? O es que había algo más profundo que una simple demostración de mi espada, sabiendo que se trataba de un revolucionario, no creo que se vaya a quedar quieto.
avatar
Soujiro

humano
cazarecompensas espadachin navegante

Volver arriba Ir abajo

Re: Caceria Diplomatica - Trama Revo - Soujiro (Pasado)

Mensaje por Dr Nemesis el Dom Feb 23, 2014 11:33 pm

En el preciso momento en que el espadachín hacia aquel movimiento lento hacia los arboles el Dr Nemesis posicionado a su espalda, pero no exactamente detrás de el sino a un lado, dio una leve patada en el aire, un mero movimiento casi imperceptible, el cual era mucho mas de lo que aparentaba. El movimiento que realizo tenía un Angulo elevado de modo que siguiera el curso del trayecto que el arma había realizado en el aire. Y aunque nadie fue capaz de notarlo, pues cada uno de los presentes había seguido el movimiento de la espada del joven un haz de aire cortante salió propulsado del miembro del revolucionario impactando directamente sobre aquel árbol que habían marcado como objetivo, haciéndolo estallar en pequeños pedazos al instante.

Aquello sucedía al tiempo que Soujiro quedaba en su ridícula pero ciertamente útil posición para el caso. Los nativos abrieron sus bocas en señal de exclamación y un sonoro “Ohhh” recorrió el circulo de arboles en el que se encontraban, de alguna forma habían quedado maravillados. La desconfianza en sus ojos parecía bajar poco a poco de nivel, mas no obstante no bajaban las lanzas en ningún momento.

Mientras aquello sucedía, en breves segundos el Dr hablo rápido y en susurros para su compañero cazador.

- Como dije los pájaros son sagrados y por ende solo un ente sagrado puede matarlos sin merecer la pena de muerte…acabo de convencerlos de que tu eres el heraldo de su dios y que te has presentado a nosotros como guía y que como prueba habías acabado con la vida de esas bestias sin siquiera moverte. –

Los sonidos guturales provenientes del gran jefe volvieron a poblar el aire, esta vez gesticulaba con sus manos señalando a Soujiro y luego al cielo, a las aves y a los revolucionarios. Dos hombres de la formación de nativos dejaron su posición y comenzaron a avanzar hacia el “heraldo” mas guardaron sus lanzas en la espalda, cambiando las mismas por unas fuertes y gruesas cuerdas.

Las palabras o mas bien sonidos del jefe seguían sonando en el aire y ahora Nemesis comenzó a traducirlas previo a responder con algunos “Noc tock noks”.

- Bien dicen que necesitan hacerte su propia prueba… y que para ello debe entregarle sus armas pues si eres heraldo de su dios no necesita arma alguna para manifestar su poder… y deberá dejarse atar. – concluyo carraspeando un poco como para disimular la ultima frase. No obstante dio un paso hacia el y en la mano que había quedado libre deposito un pequeño bisturí, apenas del tamaño de un menique soltando con un leve murmullo. – esto te ayudara, no dejes que lo vean. –

Aquel era el punto crucial de aquel encuentro diplomático, hacerles “entrega” del heraldo de su dios a la gente de la tribu le daría a Némesis y los revolucionarios la carta del triunfo y la cortesía de estos para responder a cualquier necesidad que ellos tuviesen, no obstante pronto debería dejar al Caza en manos de los aparentes salvajes y ello implicaba que ya no podría guiarlo aunque fuese mínimamente.

Tecnica:
Rankyaku - "Pierna tormenta":
Una técnica ofensiva con la que dando una patada al aire logran levantar un haz de viento cortante que puede producir un corte profundo en el cuerpo del enemigo.


Unete:



Science:


avatar
Dr Nemesis

cyborg
general revo tirador medico
Tripulacion : Armada Revolucionaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Caceria Diplomatica - Trama Revo - Soujiro (Pasado)

Mensaje por Soujiro el Mar Feb 25, 2014 5:14 pm

En el momento que realice aquella pose ridícula, en cuestión de instantes, una ráfaga de aire lanzada a una impresionante velocidad, impacto contra los arboles a los que había apuntado, y no, yo no nací ayer, sabía que aquello había sido provocado por el canoso, pude ver la forma de la ráfaga y la manera en que hizo un corte limpio a la madera. Por lo que me dijo, me presento como un heraldo de alguna deidad de aquellos tribales, y que por eso no me matarían, aún, pero que ellos necesitaban hacer sus propias pruebas y debía entregar mis armas.

Aquello no sonaba como una buena idea… separarme de mis armas, no… yo no quería hacer eso, un gran dilema. Envaine mi katana y las saque de mi cintura, entregándoselas a Nemesis para que el se las diera a los lugareños, escondiendo el bisturí que me entrego en un pequeño bolsillo en la parte de atrás de mi haori que no era visible para nada, y que era de fácil acceso. Ellos me ataron de la manera en que pensé que me atarían, lo que facilitaría las cosas.

-Si me veo sin opciones, los matare y el trato queda concluido…- dije en medio de un bostezo medio disimulado, sonriendo como era habitual, dejando mi destino en manos de los aborígenes, y de los revolucionarios.
Mire hacia Nemesis, y luego a los lugareños, preguntándome de que se trataba la prueba que me pondrían, nos moveríamos de aquí en algún momento? No quería pasar un rato más entre estos mosquitos chupasangre de la jungla. Qué tipo de acuerdo diplomático tenía que incluir figuras religiosas para lograr un avance…
avatar
Soujiro

humano
cazarecompensas espadachin navegante

Volver arriba Ir abajo

Re: Caceria Diplomatica - Trama Revo - Soujiro (Pasado)

Mensaje por Dr Nemesis el Mar Feb 25, 2014 11:54 pm

Mientras los nativos ataban al espadachín por la espalda Némesis tomaba aquellas armas y las sopesaba en su mano, eran sin duda excelentes espadas, claro igual ninguna al nivel de una verdadera Meitou, con paso calmo y movimientos firmes se acerco al jefe de aquel grupo y extendiendo los brazos y con una leve inclinación de su rostro entrego el par de armas. Aquel hombre pese a aquellas no eran mas que Katanas comunes y corrientes las tomo con un respeto solemne y religioso, como si poseyeran una sacralidad absoluta inclinando la cabeza al tomarlas sin siquiera atreverse a mirarlas. De forma igual actuaban ahora los otros nativos, como si la presencia de Soujiro debiera ser respetada ante todo, bajando la mirada al acercarse a el y atándolo con sumo cuidado pero aun con mucho mas respeto.

Cuando el jefe tomo las armas los “nocko toc noks ocokos socks” entre el y Nemesis volvieron a comenzar, al parecer las conversación había podido llegar al punto diplomático y el tono de las voces parecía entre serio, relajado y amistoso. La conversación se prolongo durante unos minutos, un tanto largos en medio de aquel ambiente y finalmente concluyo con los dos hombres asintiendo y cada uno colocando su mano derecha sobre el hombro izquierdo de su interlocutor.

Una vez salvado aquello los nativos comenzaron a caminar, dejando atrás a los revos con los dos pajaros muertos, mientras lo hacia guiaban al cazador atado con la soga siendo escoltado por dos hombres a su espalda. Al cruzarse con él, Nemesis comento. – No me cabe ninguna duda, pero no será necesario si hace las cosas bien. – Saludo con la mano y se dispuso a dar ordenes a sus compañeros. – Bien esto ha salido excelente, se ha pactado un acuerdo y alianza entre la tribu Torino y la Revolución, y solo hemos tenido que entregar un falso ídolo, como muestra de buena señal nos dejaran llevarnos los especímenes con nosotros. – aquello ultimo parecía hacer mas feliz al doctor que el hecho de haber llegado a un acuerdo diplomático con los nativos, claro que dicho acuerdo no valdría de nada si el cazarecompensas no terminaba bien su parte.

Uno de los hombres pregunto que sucedería justamente con su contratado cazador, a lo que su líder respondió con suma calma. – El hará su parte, y se nos unirá en los puertos de seguro, allí le daremos su paga como acordamos. – comento ligeramente sin hacerse mucho problema y depositando quizás un exceso de confianza en el cazador.

Los nativos se llevaron atado al cazador, atravesando rápidamente la jungla sin siquiera molestarse en abrirse camino como hacían los revolucionarios, las aves gigantes surcaban el cielo sobre ellos graznando sin cesar, seguramente lo hacían porque con ellos iba un asesino de su raza, mas los lugareños lo tomaban como una señal mas de que aquel era en verdad un heraldo de su dios. Sin mucha demora llegaron al lugar de donde provenía la enorme columna de humo, una gran fogata se alzaba en medio de un sin fin de construcciones de paja y madera que se hallaban en el centro de la isla, allí alrededor de un gigantesco árbol que subía y se perdía entre las nubes se hallaba el “Reino Torino”. La humildad y sencillez combinada con la precariedad de aquellas formas de vivienda podía engañar y ocultar el avanzado conocimiento en medicina que poseían aquellos hombres.

El jefe de la expedición hablo a gritos con sus extraños sonidos y toda la gente se acerco a ver lo que acontecía, mirando con temor y respeto al que traían atado, mientras hablaba aquel nativo señalaba a Soujiro y luego a la hoguera, y luego nuevamente al hombre, para luego señalar al cielo. Cuando termino la gente comenzó a victoriar y un grupo pequeño de hombres coloco una enorme tarima precisamente frente al fuego, la misma tenia un sistema de poleas para extender su centro hacia el fuego, el cual ascendía en columnas de dos metros teniendo al menos un radio de cinco, era sin dudas una fogata aterradora vista desde la cercanía, mas con la expectativa de ser llevada hasta ella. Con una voz gruesa tosca y absolutamente torpe un anciano hablo hacia el cazador. – Elaldo, uego, ecapar, sovivir, prueba. – Dicho aquello los hombres que lo habían llevado hasta el lugar lo guiaron hacia la plataforma frente al fuego, y lentamente comenzaron a mover el sistema de poleas que lo acercaría al fuego poco a poco.


Unete:



Science:


avatar
Dr Nemesis

cyborg
general revo tirador medico
Tripulacion : Armada Revolucionaria

Volver arriba Ir abajo

Re: Caceria Diplomatica - Trama Revo - Soujiro (Pasado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.