Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Crónicas de Argandia | Élite |
Dom Feb 22, 2015 9:14 am por Invitado

» Anime Rol (Afiliación Elite solicitada )
Miér Jul 23, 2014 11:45 am por Invitado

» Heroes of Xandor {Afiliación Normal}-Apertura-
Miér Jul 23, 2014 3:26 am por Invitado

» Comfirmación Elite: Imitation Black
Jue Jul 03, 2014 12:30 am por Invitado

» Naruto Rol [Élite] - ¡Recién abierto!
Dom Jun 29, 2014 12:29 pm por Invitado


[Fic Pasado] En busca de un viejo conocido

Ir abajo

[Fic Pasado] En busca de un viejo conocido

Mensaje por Christofer Drunk el Vie Mar 07, 2014 7:59 pm

El día había comenzado con buen clima, ni bien desperté pude ver a lo lejos algo de tierra de seguro había podido llegar a la ciudad que buscaba. Los últimos datos que me había dado mi hermano Tomas eran que en esta isla estaba el comodoro, ahora vicealmirante, que se había llevado a mi padre, no recordaba con exactitud a donde o tal vez mi cabeza lo negaba peor lo cierto es que esta sería la isla en la que empezaría mi investigación.

Mientras mi balsa se acercaba nada parecía advertir mi presencia, pues a simple vista mi navío era como cualquier otro barco de mediana estatura, similar a un braco pesquero del cual solo se podía una gran vela principal. Pero a diferencia de este su interior era casi una sola cama para mi gran tamaño, era como viajar en una bolsa de dormir con forma de barco. Ni bien arribe al muelle salí de mi barco lo más sigilosamente posible y tome la vela la cual use como capa, era temprano y no había mucha gente en el lugar así que mi llegada paso desapercibida, al menos por el momento. Tras caminar algunos metros la poca gente que me veía comenzó a murmurar algunas cosas, al parecer no estaba asustadas los que me alivio un poco peor tampoco se sentía cómodas y eso de hecho se podía ver en sus caras. Pero como no pertenecía a una especie rara como los gyojin no me preocupaba así que hice caso omiso a sus miradas y me dirigí a donde creí que sería el mejor lugar para comenzar mi búsqueda, un bar.

Había varios a lo largo de la calle principal, pero debía elegir bien para sacar la mayor cantidad de información necesaria y los bares mas mugrosos eran los mejores. Tras algunos metros encontré la frutilla del pastel, el bar elegido, el “Den Drink”; el cartel algo roto mostraba la cara de un Den Den Mushi borracho y por debajo se dejaba leer con letras grotescas el nombre del lugar, el lugar era bastante peculiar pero eso era lo que me atraía de el, incline mi cabeza para pasar por la puerta y una vez dentro pude ver el gentío que lo habitaba, al parecer su clientela era mucho mayor a lo que yo esperaba. Me acerque a la barra y mientras me sentaba le indique al cantinero sin ni siquiera sacarme la capucha que me trajera una cerveza bien fría, solo era cuestión de tiempo hasta que alguien se acercara para conversar.

Como había predicho no paso demasiado tiempo hasta que un borracho se acerco impresionado por mi gran tamaño, este se sentó junto a mí y me dirigió la palabra diciendo –Quien o que eres, HIP!,  nunca había visto a nadie así, HIP!-, cada palabra que salía de su boca desprendía un nivel tan grande de alcohol que casi podía prender fuego todo el lugar aunque de seguro moriría mucho antes de hacerlo. Aun debía esperar así que solo le seguí la corriente para pasar el tiempo, sin dejarlo continuar gire mi cabeza lentamente y le dije desde la oscuridad que me brindaba mi capucha –Soy un dios antiguo y estoy aquí para juzgar a cada una de las personas de este bar-, el hombre me miro con su cabeza de lado y me dijo –Y, HIP!, que tal me he portado entonces HIP!-, el  comentario de aquel vejete me hizo comenzar a sonreír, al parecer su borrachero no le permitía adentrarse en una conversación y mucho menos evaluar los peligros que podía conllevar esta, así que aproveche su ingenuidad y comencé a tratar de sacarle algo de información.

-Bien, bien se a portado muy bien, así que lo recompensare…-, levante mi mano haciendo una seña para que le sirvieran otro trago al vejete y luego continúe diciendo –Sabrá usted que se a portado también si en esta isla ahí algún Marine importante como un Comodoro o un Almirante, esa información le seria de mucha ayuda a un dios como yo-, seguía mofándome de aquel señor aunque de paso trataría de sacarle algo de información. El anciano tomo su nuevo trago con la mano derecha y con la izquierda tomo su pera mientras pensaba, no paso mucho tiempo hasta que dijo –Puede ser, HIP!, en un tiempo se paseaba mucho por aquí un Almirante de la Marina, HIP!, pero ya no creo que siga en Toroa, pues hace tiempo que los marines ya no están aquí-, estas palabras me desalentaban, pero había podido sacarle algo de jugo a este viejo fruto.

Había pasado ya casi una hora desde mi llegada y no había tenido más suerte que la de hablar con el anciano, así que sin más que hacer y antes de gastarme todo mi dinero, me retire diciéndole –Es usted  un sabio señor este dios los bendecirá para que tenga mucha suerte- a lo cual el vejete dijo –Gracias diosito, HIP!, yo también te quiero-, era realmente un personaje interesante y lo mejor de todo es que no me iba con las manos vacías de Den Drink, solo era cuestión de seguir intentando.

Después de alejarme de aquel bar decidí que si no podía conseguir información de la manera fácil debía ser por la difícil así que reunir toda mis fuerzas y me dispuse a conseguir un trabajo de seguro eso me daría algo de confianza con la gente y así podría sacra más información . Vague un tiempo por Toroa hasta que llegue al sector en donde estaba los bares mas deseados de esta ciudad. Una vez allí decidí que si iba a juntar plata estaría bueno que de paso practicara uno de mis vicios favoritos probar nuevos tragos, me divertiría y ganaría berris al mismo tiempo, mi idea era buena pero no sería fácil conseguir trabajo allí, había muchos bares y ninguno parecía dispuesto a tomar un nuevo barman, los bares de esta zona eran distintos al Den Drink tenían bellas entradas bien ornamentadas y a cada paso que dabas se notaba aun más el estilo europeo de cada uno de ellos, en el centro del lugar había un parque con asientos y una fuente monumental de la cual caían varios chorros, Esta parecía tener la forma de varias sirenas sosteniendo perlas o esferas de las cuales brotaba le agua, esta fuente deba un ambiente de paz y tranquilidad, la sola imagen del agua con el sol de fondo hacia que mi piel se erizara. Esta plazoleta era el centro de una seguidilla de bares los cuales la rodeaban formando una corona.

Tras algunos minutos de quedarme extasiado por la belleza del lugar me di cuenta por que decían que esta era la isla con mayor cantidad de músicos y artistas de todo el mundo. En ella se viva un ambiente de armonía y festividad sin igual. Por algún instante hasta llegue a pensar en esta ciudad como mi última morada, peor estaba muy lejos aún de ese momento así que me puse en marcha y me dirigí a la entrada más cercana con la esperanza de hallas un buen puesto, de seguro aquí encontraría a un comodoro o vicealmirante ya que estos eran los bares mas lindos de Toroa.

Una vez en la entrada y consulte por el administrador general, el chico que estaba allí muy amablemente me indico que esperar que el se encargaría de llamarlo, solo unos minutos después se me acerco un hombre muy bajito y regordete, este llevaba un smoking azulado y unos guantes de cuero de color negro, sobre este delantal dejaba lucir su larga y prolija barba la cual le llegaba casi hasta las rodilla. Por su elegancia deslucide que era el encargado del salón por lo cual me puse de pie para saludarlo, pero al ver la diferencia de estatura rápidamente me volví a sentar avergonzado esperando una crítica o un reto de su parte.

El señor se me acerco, se puso su monóculo y me consulto cual era mi problema, yo tratando de ser lo más correcto posible, aunque mi vestimenta no fuera la apropiada, le conté sobre lo que deseaba hacer, el hombre después de escucharme y de evaluarme con solo una mirada, me indico que me dirigiera hacia la barra, antes de dejarme solo se subió a una silla y me dijo –Solo te he tomado por ser vistoso, en ningún otro bar de esta plaza ahí un semigigante por lo cual atraeremos mucha gente-, luego bajo de la silla y se retiro hacia la cocina, me molestaba un poco ser usado como una atracción pero en el fondo sabía que tenía razón pues yo tampoco había visto otro como yo.

Los días trascurrieron y al cabo de un semana el mismo encargado se me acerco y me felicito por mis labores en el bar, el hombre estaba muy feliz por la ganancia que le había hecho obtener y yo por mi parte estaba satisfecho por la información obtenida, no había podido encontrar a aquel vicealmirante pero tenía su nuevo paradero así que solo debía seguir el camino de migajas. Tras despedirme de la gente del bar me encamine hacia el muelle ahora solo debía conseguir un barco para seguir mi aventura.


Última edición por Christofer Drunk el Miér Mar 19, 2014 8:48 pm, editado 2 veces
avatar
Christofer Drunk

semi-gigante
revolucionario usuario navegante
Tripulacion : -

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.