Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Crónicas de Argandia | Élite |
Dom Feb 22, 2015 9:14 am por Invitado

» Anime Rol (Afiliación Elite solicitada )
Miér Jul 23, 2014 11:45 am por Invitado

» Heroes of Xandor {Afiliación Normal}-Apertura-
Miér Jul 23, 2014 3:26 am por Invitado

» Comfirmación Elite: Imitation Black
Jue Jul 03, 2014 12:30 am por Invitado

» Naruto Rol [Élite] - ¡Recién abierto!
Dom Jun 29, 2014 12:29 pm por Invitado


[FIC] A veces el camino indicado no es el camino adecuado ♦ Parte 1

Ir abajo

[FIC] A veces el camino indicado no es el camino adecuado ♦ Parte 1

Mensaje por Alvaro Garay el Lun Mar 10, 2014 3:02 pm

A veces el camino indicado no es el camino adecuado.
"Como un camino en otoño: tan pronto como se barre, vuelve a cubrirse de hojas secas."

Parte 1
Habían pasado aproximadamente dos meses desde que me uní a la Marina. Siempre se me eran asignadas tareas demasiado simples siendo estas escoltas de ciertas personas nobles hacia sus correspondientes hogares en el East Blue -principalmente el Reino de Goa-; y otras ocasiones era repartir los susodichos carteles de Wanted por todo el Mar Cardinal del Este. Será que nunca tendría oportunidad de escalar rangos, pero ya había tenido varios vistos de confianza por parte de mis superiores debido a mis acciones responsables y dotes innatos de liderazgo que parecían no pasar desapercibidos. Si bien ellos decían que faltaba pulir bastante mis habilidades, y aún siquiera me habían visto capturar a un pirata o al menos asistir en ello... obviamente que no iban a darme el suficiente poder como para empezar a subir poco a poco de rangos dentro de la susodicha organización, pero como dije antes... por algo se empieza, y siempre que pudiera aprovechar las oportunidades que se me presentaban por delante, no las desaprovecharía ni aunque me costara la vida hacerlo. El poder hacer a la persona, la actitud y las probabilidades de tener una oportunidad de destacar sobre los demás... eso era lo que estaba buscando antes que todo lo demás. Asistir en la justicia absoluta de que todo Pirata merece ser desvanecido por completo del Mundo, y sobre todas las cosas... cumplir de una vez y por todas con aquella venganza que me había prometido a mi mismo hacía años atrás, desde la primera vez que había leído el Diario que mi difunto padre dejó a John, mi tío postizo, su mejor amigo... el que nunca le abandonó siquiera en el último momento. Cumplió un favor a un amigo, cuidar a su amado hijo como si fuese suyo... es algo que nunca olvidaría de él, algo que siempre le agradecí, agradezco y agradeceré de por vida.
Ahora me encontraba en Loguetown, había llegado hacía un par de días ya con la misión de no solamente dejar varios carteles de Wanted nuevos repartidos por la ciudad, sino también estar en medio del avispero, atentos principalmente porque se había corrido la voz de un Pirata que usualmente una vez cada dos meses llega hasta la isla para reabastecer sus provisiones y las de su banda obviamente. ¿Será que en esta ocasión haría acto de presencia? Esperaba que si, aquel muchacho... bueno, hombre mejor dicho que se hacía llamar "Scar", un hombre fornido, bastante alto y musculoso con excesiva cantidad de cicatrices repartidas por su cuerpo, piel tostada y pelo corto peinado hacia atrás aparentando el uso de un poco de gomina. Pero la curiosidad más destacable estaba en su rostro, lo cual era su mejilla izquierda totalmente rasgada, mostrando así todos los dientes de ese lado incluyendo las encías. Su apariencia era imposible de confundir, solamente debíamos encontrar el momento adecuado para capturarlo cuando menos se lo esperara... aunque habían ciertos factores que nos jugaban en contra; Dentro de una casona despejada justamente para uso privado de la Marina -aunque la familia sería abonada con una buena suma de dinero como agradecimiento por la asistencia-, en donde nos encontrábamos planeando básicamente lo que vendría a ser... la manera de poder interceptar a Scar, y así capturarlo de una vez y por todas en nombre de la Justicia Absoluta, aquel camino decisivo por el que caminaba en esos momentos.

Bien, ¿qué sabemos hasta ahora, hombres? — preguntaba yo en un tono serio, sentado en una de las puntas de la mesa que usábamos. Uno de los muchachos extendió un mapa esquemático dibujado a groso modo, donde indicaba posibles rutas de acceso para así poder interceptar a aquel maldito pirata sin que sus subordinados interrumpieran tal acción, aunque sabíamos perfectamente que no sería un hueso fácil de roer, no nos podíamos quedar cruzados de brazos así como si nada dejando libre a un Pirata de tal calaña. Con una recompensa que superaba el millón y medio de Berries en menos de una semana solamente con la destrucción total de un pequeño pueblo en las cercanías del Reino de Goa, aquel individuo se estaba transformando a pasos agigantados en una fuerte amenaza para la sociedad y la paz mundial, por lo que tendría que ser capturado cuanto antes.
Estas son las rutas que nuestras tropas podrán tomar para interceptar a Scar una vez nuestros vigías disfrazados como civiles nos avisen que ha llegado a la ciudad y se está aproximando al punto crítico. — explicaba uno de los Marines que se encontraban rodeando junto a mi aquella mesa. Si bien estábamos bajo el mando de un Superior, estaba haciendo la de líder de aquella operación. Me levanté un poco y posé mi dedo índice izquierdo sobre el mapa, notando las flechas y pequeños círculos que indicaban más o menos donde estarían ubicadas cada pequeño grupo de Marines que rodearía al sujeto.

El primer grupo en aparecer será el del frente, y con un retraso de tres segundos, los demás aparecerán para interceptarlo si intenta escapar por los lados o por detrás. — indicaba liderando ya aquella operación. Si bien no sería algo demasiado complicado, no sabíamos perfectamente a lo que nos estábamos enfrentando, solo sabíamos que aquel sujeto alcanzaba con facilidad los dos metros de altura, y su masa muscular era exageradamente formidable; Otro de los Marines se aproximó, señalando varios lugares en donde estaban algunos edificios circundantes al punto de encuentro con Scar. — Habrán varios de los nuestros posicionados estratégicamente con rifles por las dudas, pero de todos modos no se confíen demasiado en eso. — explicó mientras me miraba, yo asentí levemente con la cabeza y sonreí muy levemente, entrelazando los dedos de mis manos entre si, ocultando mi boca tras aquella unión. Meditaba perfectamente todo lo que iba a suceder una vez llegara el momento, y fue entonces que la señal llegó, Scar había llegado al puerto, ya su presencia se hacía notar porque la gente empezaba a despejar las calles, la voz se corre rápido cual rumor dentro del cotorreo.

El barco de Scar ha llegado a puerto de Loguetown, es hora... — anuncié, mientras miraba a lo demás grupos que se fueran a sus posiciones mientras que mi grupo esperaba mi orden para avanzar una vez todos estuvieran en sus respectivos lugares. Una vez Scar llegó a la plaza principal de Loguetown, hicimos acto de presencia, su semblante era de creído, sonriendo de manera macabra y confianzuda, mirándonos fijamente mientras sus lugartenientes se alejaban hacia otros lados, parecía como si estuvieran esperando que nosotros hiciéramos eso, ¿será... que ya estaban preparados para tal acción?; — ¡Scar, quedas detenido en el nombre de la Marina! ¡Ríndete o tomaremos medidas drásticas! — exclamaba estando aproximadamente a unos 15 metros aproximadamente de nuestro objetivo. Este soltó una sonora y socarrona carcajada para luego renegar suavemente con la cabeza. — Marines, ¿porqué razón siempre buscan tocarme las pelotas? ... Siempre están metiendo sus narices donde no les llaman, no venimos a causar problemas... al menos a Loguetown. — rió de nuevo. Un semblante frío y maquiavélico se presentó en su rostro mientras sacaba de su espalda una Greatsword sumamente grande, posiblemente el filo de aquella arma superaba mi altura y de ancho estaba cerca. Nos miró a todos con una expresión expectante, queriendo averiguar nuestras verdaderas intenciones. Fue entonces cuando el resto de los escuadrones Marines entraron en acción desde los demás lugares, y los francotiradores asomaron las cabezas quedando arrodillados en los tejados de las casas, ocultos gracias a que la concentración de aquel pirata estaba posada única y exclusivamente sobre nosotros.

¿Así que traen refuerzos, eh? ... Juegan de manera cobarde, Marines... pero yo también traigo mis trucos bajo la manga. — dijo él. Su sonrisa delataba que tenía algo planeado sin dudas, y fue entonces cuando unos gritos desgarradores de dolor se escucharon desde los tejados. Los francotiradores estaban siendo degollados por los subordinados de Scar, piratas contratados y algunos directamente que se unían para hacer de soldados contra la lucha. Mis ojos se abrieron de par en par, ver correr aquella sangre caliente y fresca por la herida que había sido creada en sus cuellos hizo que se paralizara mi cuerpo, empezaba a sudar frío, más aún así intenté concentrarme lo suficiente como para no perder la cordura. — "Muertos... ¡Mierda, mierda! ¿¡Porqué con este tipo, porqué ahora!?" — pensé, refiriéndome a mi Necrofobia. Fijé de nuevo mi mirada carmesí contra los ojos de aquel individuo, el cual posaba su Greatsword en el hombro izquierdo, ladeando un poco la cabeza mirándome sumamente curioso o al menos eso aparentaba ser.

¿Qué pasó, Marine? ... ¿Acaso te has acobardado, has demostrado ser una gallina al final de cuentas? ¡Hah! Gallinas siempre serán gallinas. — dijo escupiendo el suelo sobre donde estábamos parados, como maldiciendo mi presencia. Arrugué el ceño mientras agarraba con fuerzas mi Böken, aquella Katana hecha de madera maciza. Scar soltó una burlona e intensa carcajada desde los rincones de sus pulmones, abriendo la boca de una forma abrupta. — ¿Eso es todo lo que tienes, una espada de madera? — preguntó él, aún entre risotadas. A lo que yo sonreí de forma tan confianzuda como él anteriormente, aún luchando por dentro el resistir aquella urgente necesidad de vomitar siquiera, irme corriendo para no estar cerca de los inertes cuerpos de nuestros colegas caídos. — Con esto podré derrotarte, y te llevaré a la cárcel sin la necesidad de matarte... hacerlo sería darte un honor que no mereces. — respondí. Una respuesta que le deformó el rostro completamente a nuestro contrincante, de risueño cambió a asco y enfado a la vez, arrugando el ceño y demostrando una expresión de furia ciega prácticamente. — ¿¡Qué has dicho, mocoso!? ¿¡ACASO TE ESTÁS PONIENDO ENGREÍDO!? — exclamó para luego empezar a ser rodeado por el grupo de Marines. Su furia incontenible le llevó a dar un ataque giratorio casi al ras del suelo que no solo levantó polvo y escombros causados por el filo de su espadón chocar con el piso, sino también rebanó los cuerpos de aquellos inocentes Marines. Mi corazón dio un vuelco y mi cuerpo sudaba frío a no más poder. Más muertes, gritos de dolor y una risa sádica que salía desprendida de los pulmones de aquel tipo.

¿¡Quieres atraparme, Marine!? ... ¡VEN A POR MI! — gritó para luego arremeter hacia mí personalmente. Mis compañeros retrocedieron espantados, no querían morir... y yo menos, un miedo incontrolable me invadió por dentro, hasta el punto en que no me pude mover. Pronto lo tuve enfrente, y un rotundo puñetazo con su gran puño izquierdo directamente a mi rostro me mandó a volar varios metros hacia atrás, cayendo al suelo y arrastrando hasta que me detuve. Debilitado y adolorido, sangre comenzaba a brotar de mi boca mientras perdía la consciencia gradualmente... parecía que todo estaba perdido, mi miedo me había superado, me había impedido hacer mi tarea como era debido...

No eres más que escoria... — fue lo último que escuché andes de quedar inconsciente. Se sentía a lo lejos, como si poco a poco fuese perdiendo la audición... ¿sería este mi fin? ¿El fin de mi miserable y corta vida? Guiado por la venganza, entorpecido por el miedo...
[CONTINUARÁ...]
avatar
Alvaro Garay

humano
marine espadachin navegante
Tripulacion : -

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.