Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Crónicas de Argandia | Élite |
Dom Feb 22, 2015 9:14 am por Invitado

» Anime Rol (Afiliación Elite solicitada )
Miér Jul 23, 2014 11:45 am por Invitado

» Heroes of Xandor {Afiliación Normal}-Apertura-
Miér Jul 23, 2014 3:26 am por Invitado

» Comfirmación Elite: Imitation Black
Jue Jul 03, 2014 12:30 am por Invitado

» Naruto Rol [Élite] - ¡Recién abierto!
Dom Jun 29, 2014 12:29 pm por Invitado


El caos de la cosecha. [Pasado ♦ Hana Ji-Eun]

Ir abajo

El caos de la cosecha. [Pasado ♦ Hana Ji-Eun]

Mensaje por Alvaro Garay el Jue Mar 13, 2014 8:16 pm

El Caos de la Cosecha.
"Donde ninguno manda, mandan todos. Donde todos mandan, nadie manda. Es el caos."
Luego de lo sucedido en Loguetown con aquel grupo de personas metiéndose en una investigación de asesinato, decidí tomarme al menos unos días libres para dirigirme al único lugar en donde sabía que habría paz a granel. Si, me refería a Toroa, una isla donde la música y festividades siempre son una buena compañía, siempre de buen humor... quien sabe, puede ser que llegara a relajarme en demasía dentro de aquella isla. Había llegado aproximadamente hacía media hora, y ya la gente se notaba indiferente a la presencia de un Marine en su pueblo, era directamente todo fiesta, música, vino, alcohol, comida por doquier, damiselas que ejercían la profesión de cortesanas, algo ilegal pero que directamente haría la vista gorda... mientras no jodieran a nadie, a mi me venía importando poco y nada lo que hicieran con su cuerpo o si lo vendían más barato de lo que se merecían; El ambiente era tranquilo... o bueno, en lo que cabe, he visto cosas peores en islas que supuestamente deberían ser más pacíficas, por eso es que no me quejaba demasiado, al fin de cuentas... un poco de descanso no viene mal a no ser que se presente una oportunidad de capturar un pirata, o deba ponerme manos a la acción si hay un ataque repentino en el pueblo, siempre estaba 'de guardia', por lo que ese descanso solo era una mera excusa para decir que me tomaría la media hora obligatoria por así decirlo.

"Me pregunto si habrá un buen lugar para beber unos tragos..." — pensé, acercándome a un pequeño grupo de jóvenes que parecían estar ya un poco pasados de copas. Un par de ellos portando instrumentos musicales... vaya que aquella isla si que estaba llena de músicos, sin duda alguna. — Muchachos, disculpen... ¿alguna taberna cerca? — preguntaba mirándoles con aquella expresión seria que usualmente me caracteriza. Los chicos sonrieron animosos ya que de por si tenían una buena cantidad de alcohol en la sangre, y señalaron un local no muy lejos, un cartel de madera colgaba de encima la puerta, con unas letras que formaban "Taberna" como título pirograbadas. Agradecí asintiendo con la cabeza mientras ellos solamente soltaban una torpe y ebria carcajada, otros se caían y bueno... lo de siempre que hacen los ebrios; Caminé hacia aquella taberna y me adentré en silencio. La gente cantaba alegre, escuchaba música y chocaba entre si sus jarrones llenos de cerveza, desbordantes y fríos, justo lo que me hacía falta. Me acerqué a la barra y me senté en una de sus bancas, esperando que el tabernero se acercase a mi. — ¿En qué puedo ayudarle, joven Marine? He de suponer que lo es gracias a su uniforme. — decía este, a lo que yo asentí levemente con la cabeza y saqué el dinero suficiente para un jarrón de cerveza. — Una jarra de cerveza bien fría, y unas rodajas de pan si tienes. — dije yo. El tabernero asintió amable tomando el dinero y contándolo más rápido de lo que canta un gallo. No tardó demasiado en traerme mi orden, y fue allí donde me quedé... escuchando la buena música, disfrutando de la aparente tranquilidad que había en aquella isla.

Marine... — dijo el tabernero, llamando mi atención inmediatamente. — ¿Dígame? — respondí yo inmediatamente. Este sonrió de medio labio y me quedó mirando fijamente. — ¿Asistirá al festival de la cosecha? — enarqué una ceja dejando saber que no sabía a qué se estaba refiriendo, dando a entender que no era de estos lares básicamente. — Oh, no sabes... es un evento que se hace una vez por año, donde la noche luego de la gran cosecha anual, se cocinan muchos platillos deliciosos con parte de esa cosecha, y se hace una gran fiesta alrededor de una gran fogata. Básicamente es una reunión para conmemorar el trabajo duro que ha rendido frutos. — explicaba a lo que yo solamente ponía mínima atención, aunque le miraba fijamente. Asentí levemente con la cabeza para luego sonreír con sutileza, agradeciendo evidentemente aquella proposición. — Me pensaré el ir, sin dudas. Suena... interesante. — contesté a lo que el tabernero sonrió satisfecho, otra persona más para aquel enorme festival que ya de por si reunía a muchas personas de la isla, y ahora también poco a poco llegaban del exterior, de otras islas e inclusive de otros mares... poco a poco comenzaba a tomar renombre ese momento del año; Seguía bebiendo mi cerveza, escuchando de vez en cuando la música de fondo, preguntándome si sucedería algo interesante hoy... que me hiciera tener ganas de ir a aquel festival. Sí, me lo habían pintado interesante, pero no tenía ni ganas de ir solo, y mucha compañía no se puede esperar en un lugar donde nadie te conoce prácticamente.



My Paycheck:
avatar
Alvaro Garay

humano
marine espadachin navegante
Tripulacion : -

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos de la cosecha. [Pasado ♦ Hana Ji-Eun]

Mensaje por Hana Ji-Eun el Vie Mar 14, 2014 2:39 am

Años visitando el mundo humano con mucho cuidado, años que a pesar de enseñarle varias cosas, otras permanecían bastante ocultas y ajenas al conocimiento de la muchacha, en los dos años que llevaba más bien una vida de residente había podido observar un poco más a fondo la vida de estos,  su identidad no era fácilmente revelada así que tantos maltratos por parte de ellos no había recibido aun. Una de las actividades de las que se le había hablado era ‘El festival de la cosecha’ una fiesta pueblerina en la que celebraban la cosecha de cada año con un gran festín; comida, bien sabido era que uno conocía a la gente por la comida del lugar y Hana no se perdería aquella oportunidad. Con HellMach a su lado partió entonces a la isla Toroa, lugar donde se celebraba dicho festival.

No le fue difícil llegar, un poco de movimiento de caderas y dedos pulgares le dieron el viaje gratis al lugar, nadie podría negarse a un par de pantalones pesqueros apretados y una solera que dejaba ver su vientre desnudo ¡Vaya sirena!  Aunque nadie quería tocarle enserio, la pantera aquella si que intimidaba a cualquiera. Llegando a la isla se notaba de inmediato el ambiente festivo, miles de hombres bailando y tocando sus instrumentos, muchas mujeres de atributos parecidos a los de ella se movían de un lugar a otro, claro que no faltaba en borracho que quisiera acercarse a la peli rosa pero ya sabemos por qué no lo hacía, un solo pequeño rugido del felino era suficiente para alejarles en un radio de por lo menos 4 metros.

Llevaba tiempo sin comer algo, el hambre le impedía seguir avanzando por las calles del lugar, HellMach parecía saber lo que le ocurría a su dueña porque le empujó muy suave hasta las puertas de lo que se nombraba ‘Taberna’ nombre original y sin mucho que pensar. Entró al lugar, la alegría no desaparecía, Hana no quiso llamar la atención así que no demoró mucho en escoger una mesa un tanto apartada, el felino solo se acostó a los pies de su ama. Un papel de muy mala calidad traía inscrito el menú, no eran cosas de muy fina selección ni platillos muy complejos, en su mayoría el ingrediente principal era carne, HellMach estaba salvado. Se quedó embobada un rato pensando en lo que sería mejor para ambos, de seguro dos platos enormes de carne y algo de papas, no era su día de dieta.

Había muchas cosas que eran fáciles de olvidar para Hana, la memoria era una de sus debilidades, pero ¿quién podría olvidar a su héroe? La duda le asaltaba, no era que pudiera apreciarle por completo pero estaba un ochenta por ciento segura que ese cabello blanco le pertenecía a él. No, no sentía ese sentimiento de escolar hacia su ‘senpai’ era más bien un sentimiento de deuda para con él y necesitaba pagárselo a toda costa. No dudó entonces en levantarse, HellMach le siguió, llegando a la barra pudo cerciorarse que estaba en lo correcto.

-¡Capitán!-Dijo ella muy emocionada, sus ojos parecían brillar, de haber más confianza de seguro se le hubiese lanzado encima.-Es… es una sorpresa enorme encontrarme aquí con usted ¡Debe ser el destino!-Su mirada parecía la de una niña llena de inocencia y sueños.-Aun le debo mucho.-Añadió a esto una dulce sonrisa, aun de pie, dejando descansar ambas manos delante suyo, haciendo un poco de presión a sus pechos, realmente sin querer.
avatar
Hana Ji-Eun

triton/sirena
marine domador medico

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos de la cosecha. [Pasado ♦ Hana Ji-Eun]

Mensaje por Alvaro Garay el Vie Mar 14, 2014 3:58 pm

¡Capitán! — exclamó una chica. Yo yacía sumergido en mis propios pensamientos, absorto en mis asuntos cuando aquella chica quiso llamar mi atención. La primera reacción que tuve automáticamente fue la de abrir los ojos de par en par, sobresaltándome un poco. Cuando me di cuenta de quien se trataba, terminé escupiéndole accidentalmente la cerveza en el rostro del tabernero que pobre venía amablemente a atender a la chica recién llegada. Suspiré pesadamente al igual que él, casi que al mismo tiempo mientras nos encogíamos de hombros, para luego tomar un pañuelo y secarse la cara, mirándome algo 'decepcionado', aunque yo inmediatamente le volteé a mirar. — Lo siento... fue mi error. — me excusé como disculpas, aquello directamente hizo sonreír un poco al tabernero ya que nunca nadie llegaba a pedirle disculpas demasiado seguido, por lo que tan solo renegó con la cabeza quitándole importancia al asunto, dirigiéndose a limpiarse un poco la ropa que ahora había quedado un poco empapada debido a mi sorpresa; Miré de nuevo a la chica de cabellera rosa fijamente a los ojos, sin poder creer demasiado lo que veía. Si, sus palabras me confirmaron que era ella, que mis ojos no me estaban engañando. Hacía tantos años que no nos veíamos, que ya pensaba que algo le habría pasado o que directamente había preferido quedarse en Isla Gyojin. Quien sabe... qué cosas pasarían por su inocente cabeza, pero el que haya dicho que todavía me debía tanto, era sinónimo de que su memoria seguía tan intacta como la mía. Renegué levemente con la cabeza y escuché un pequeño gruñido felino, denotando la presencia de un animal a su lado, y por ende... cómo su cola ya se había partido a la mitad. Levanté la mirada rápidamente y sonreí de medio labio, no expresando felicidad extrema, sino solamente... regocijo por así decirlo.

Vaya, si eres tú... Hana Ji-Eun, has crecido desde que te dejé en Isla Gyojin junto con mi tío John. — empezaba diciendo, cruzándome de brazos luego de beber un trago de cerveza, bastante sacado de todo lo demás a decir verdad, ahora me concentraba más en ella y en su pequeño animal o al menos por ahora pensaba que era de ella, que en todo lo demás que nos rodeaba. — Déjame decirte... cómo has crecido, la verdad. Y al parecer ya has pasado los treinta años... ¿Verdad? Se te ha partido la cola... dudo mucho que de todos modos hubieses podido encontrarme si no hubiera pasado eso. E inclusive parece que tienes un nuevo compañero, ¿me equivoco? — decía refiriéndome al felino, apoyándome de lado contra la barra, bebiendo otro trago de mi jarra de cerveza, dándole un mordisco al pan que había pedido, para luego simplemente esperar respuesta por parte de ella, parecía como si hubiese sido ayer que nos habíamos visto por última vez... su actitud no había cambiado en nada hacia mi, es más... seguramente sus ganas de 'devolverme el favor' solamente se había puesto más intenso que antes, cosa que no me molestaba realmente... pero tampoco es que le hubiera pedido que me devolviera el favor con más favores, no me debía nada... no luego de lo que nos había sucedido en aquel tiempo; Mucho pasado pero poco presente, sería mejor que comenzáramos a intercambiar algunas palabras más en vez de andar lamentándonos por el pasado. — Nunca me imaginé encontrarme en esta isla contigo, usualmente... prefieres los lugares más tranquilos. ¿Será que vienes por el Festival de la Cosecha también? — cuestionaba soltando una leve risotada mientras la miraba, ofreciéndole un trozo de pan con algo de temor a aquel felino que ella poseía, por si quería comer o algo por el estilo, aunque seguro preferiría un buen trozo de carne antes que pan duro. — Yo me enteré hoy, ni sabía que existía eso. — agregué soltando un resoplido por la nariz a modo de risa, renegando un poco con la cabeza para luego terminarme de un solo buche el resto de cerveza que me quedaba, volteando la mirada por última vez a Hana, esperando sus palabras evidentemente.



My Paycheck:
avatar
Alvaro Garay

humano
marine espadachin navegante
Tripulacion : -

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos de la cosecha. [Pasado ♦ Hana Ji-Eun]

Mensaje por Hana Ji-Eun el Mar Mar 18, 2014 10:38 am

No esperaba tal reacción, pobre hombre, su culpa haberle impresionado de tal manera, realmente no era su intención llegar a asustarle, solo una pequeña sorpresa, miró la cara empapada de cerveza del cantinero, las ganas no faltaron de limpiarle pero él mismo ya lo había hecho. Volvió entonces su vista al peli blanco, no había cambiado mucho, tampoco era que hubiese pasado mucho tiempo entre ambos, se veía igual de serio que siempre, podía sentir como los ojos del muchacho le examinaban. Ella si había cambiado, él lo notó enseguida, claramente su cola ya no formaba parte de ella, haber cumplido los 30 años de edad le hicieron reemplazar esa parte de ella con unas hermosas piernas.

Sonrió sabiendo que le recordaba perfectamente, sintió un alivio enorme. Se echó un poco hacia atrás para que pudiera apreciarle mejor, moviendo ligeramente su cuerpo, muy seductora siempre. –Sí, me alegro que aún me recuerde tan bien, capitán.- Luego de dicho esto tomó asiento al lado del muchacho. A pesar de la gran diferencia de edad ella siempre le trataba como su superior, después de todo así lo era. –No, no, es HellMach ¿Recuerda a ese pequeño gatito que me ayudó a rescatar? – A penas escuchó su nombre el felino se acercó lo suficiente para acariciarse contra la mano de su dueña. –Pues, es él, ha crecido mucho. – Rió muy suave mientras acariciaba el suave pelaje del felino.

El hombre que estaba en la barra miró ya limpió a la peli rosa esperando por si le pedía algo para comer, Hana volvió su vista a él. – ¡Ah! Disculpe… uhm, me gustaría dos platos de carnes, lo más crudas posibles y un juguito, por favor. – Pensaba en un jugo como algo liviano para digerir. El hombre solo asintió para llevar la orden de la chica hasta atrás. –Sí, vengo por el festival, ha sido grandioso encontrarme aquí con usted ¿Se quedará aquí entonces? De seguro lo pasaremos genial. – El hombre dejó sobre la mesa un vaso de jugo muy grande para la muchacha, dio solo un pequeño sorbo. – Puedo invitarle algo más si gusta, beber solo alcohol le hará mal. –Esperaba que él dijera algo, de seguro le iba a contradecir, la mayoría de los hombres era así. –Usted no ha cambiado mucho. – Dijo bien sentada ya con la mirada hacia el frente un poco perdida en sus pensamientos, la idea no dejaba de rondarle por la cabeza. – ¿Qué ha hecho en estos años? –Volvió a tomar un trago de su jugo mientras dejaba el otro hombre ambos platos de carne. Hana tomó uno y lo dejó en el suelo, de inmediato la pantera negra comenzó a devorar este mientras la sirena comía bocado por bocado intercalando pequeños tragos de jugo. – De seguro ha hecho cosas muy entretenidas, cada día se ve más fuerte, capitán. – Esto último lo dijo algo sonrojada con su mirada gacha.

Le tengo una propuesta. – Dijo entonces de la nada, su voz parecía temblar un poco, Hana no dejaba de pensar en la idea de pagarle lo que había hecho por su mascota y ella, acompañarle en sus viajes para ayudarle en sus heridas de batalla no era mala idea después de todo.
avatar
Hana Ji-Eun

triton/sirena
marine domador medico

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos de la cosecha. [Pasado ♦ Hana Ji-Eun]

Mensaje por Alvaro Garay el Jue Mar 20, 2014 12:30 am

Me atacó con tantas palabras y preguntas que no sabía por donde empezar. Posé sin vergüenza alguna mi dedo índice izquierdo gentilmente sobre sus carnosos labios, susurrando un sutil "Shh~" que se perdió entre la música y barullo de la gente en aquella taberna. — Se nota que hay cosas que no han cambiado... como que te gusta hablar mucho y respirar poco. — hice denotar aquella curiosidad sobre ella, a medida que soltaba una sutil y tranquila risotada, sin difuminar del todo aquel semblante serio que se presentaba casi todo el tiempo en mi rostro, como desinteresado o despreocupado a su vez. Pero no, era todo lo contrario, al fin de cuentas... el reencontrarme con una compañera del pasado siempre traía regocijo, ella era una de las personas en las que podía depositar mi confianza ciegamente, ella... no conocía todas mis caretas, pero sabía que era de usar muchas dependiendo de la situación, sabía mi manera de ser y no se había asqueado por ella... es más, debía suponer que era la única... que conocía sobre mi miedo, al menos de una manera privada y la razón de este; — Oh cielos... disculpa, no le reconocí... al parecer no solamente has sido tú la que ha crecido. — dije acercando mi mano a la cabeza de HellMach, aquel felino que ahora se había convertido en una gran Pantera, impresionante de lo que era capaz el paso del tiempo, sinceramente... no me sorprendía que ella me hubiese dicho que en cambio yo no había cambiado en absoluto, podría ser... que ahora era alguien más maduro, pero en verdad mi apariencia no había cambiado en nada, en aquello sí que le daba la razón sin duda.

Seguramente te habrás enterado... pero ya llevo casi medio año en la Marina, y como tal, ya me he merecido el puesto de "Capitán" ... llevo mi propio pelotón, o bueno... al menos puedo liderar estos, no es como si tuviera un escuadrón fijo de personas confiables. — y remarcaba la palabra "confiables" de una manera sumamente irónica, ya que la mayoría solo eran niños, reclutas de la Marina enviados a mi poder para así entrenarlos y luego llevarlos al campo de batalla, ¿pero cómo podía hacerlo si siquiera había vivido una experiencia que me volviera un Marine hecho y derecho? De todos modos, me la quedé mirando con una expresión tranquila, hasta el momento en que dijo aquello de la propuesta, lo cual me pareció curioso... ¿una propuesta, a mi? Así de repente me agarraba en frío y no sabía perfectamente qué contestarle, por lo que primero di fondo blanco a la jarra de cerveza, y luego miré de reojo al tabernero para indicarle que sirviera otra ronda más, solamente para tener un poco más "caliente" las tripas. — Me tomas desprevenido... pero suelta esa propuesta, sin miedo... ya sabes cómo soy de todos modos. — contestaba sin tapujos, sonriendo de medio labio de una manera muy sutil, casi que seductora se podría decir, mientras el tabernero me traía la otra jarra de cerveza fría, con aquel recipiente de vidrio sudando por la diferencia de temperaturas. — Y por cierto... vayamos al Festival de la Cosecha, suena interesante... y al menos ahora tendría a alguien con quien ir... o dos mejor dicho. — comenté sin dejar fuera a su compañero felino, sonriendo de medio labio y terminando por darle otro trago a mi cerveza, suspirando con alivio, escuchando la tranquila y melódica música que sonaba de fondo.



My Paycheck:
avatar
Alvaro Garay

humano
marine espadachin navegante
Tripulacion : -

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos de la cosecha. [Pasado ♦ Hana Ji-Eun]

Mensaje por Hana Ji-Eun el Dom Mar 23, 2014 4:05 pm

Estaría tan emocionada como para no poder controlarse, para soltar palabra tras palabra, quizás solo era el tiempo que había pasado entre ambos.  Se sentía tan bien… hasta que de improvisto el dedo índice de él se colocó sobre sus labios rosas. En realidad no sabía si su sonrojo era por la vergüenza de haberle mareado hablando de más o porque en realidad nunca había tenido un acercamiento con el capitán de aquella índole, como fuese ahora la peli rosa parecía descolocada. Solo asintió tratando de volver a la realidad, bajando un poco su mirada y acomodando un mechón de su cabello tras su oreja, tragó un poco de saliva tratando de olvidar el bochorno que había pasado, realmente debía verse desesperada por hablarle, ella solo quería saber de él. Suspiró prolongado, de a poco subió su mirada cuando él ya comenzaba a hablar de HellMach.

-S-si, en realidad ni yo le reconocería después de tantos años.- Llevó su mano derecha hasta la cabeza del felino, el que comenzaba a acariciarse contra las piernas de la muchacha. Volvió a mirarle un rato mientras le conversaba sobre lo que había hecho. Por una parte realmente sentía dicha y mucha alegría por él, había hecho tanto en sus últimos años que ya era un capitán reconocido de la marina con un pelotón bajo su mando, por otro, sentía vergüenza de que en todos esos años ella no hiciera mucho con su vida. –Realmente es genial que haya logrado algo como eso, me alegro muchísimo por usted, capitán.-

Antes de hablarle sobre su propuesta Hana tomó un buen sorbo de jugo, apretó la jarra con su mano derecha pensando en si estaba bien.- Bien, yo… -Trataba de encontrar las palabras correctas para seguir, bien sabía que quizás al hombre le tendría un poco aburrido de hablarle sobre el tema de ‘paga’ por el rescate de HellMach en el océano.- Digo, usted sabe que le debo mucho.- Notó entonces que sus palabras no iban por buen camino por lo que siguió rápidamente.- Puedo ayudarle en su travesía, soy doctora, sé que puedo serle bastante útil, capitán.- Esto último lo dijo bastante decidida, se podía ver en sus ojos, además del brillo que reflejaba interés en ello.

-¡Yo puedo acompañarle donde guste!- Dijo muy contenta aun temiendo en la respuesta de Alvaro sobre su propuesta, de todas maneras buscaría una manera de pagarle todo lo hecho por ella. No era muy fácil deshacerse de ella.- Además HellMach en muy bueno en batalla, realmente le seremos útiles, además prometo entrenar lo que sea necesario, quiero estar a la par con usted y ayudarle en todo lo que pueda, capitán .-Tomó un último trozo de carne sonriéndole luego mientras lamía sus labios quitando cualquier rastro de carne media cruda.
avatar
Hana Ji-Eun

triton/sirena
marine domador medico

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos de la cosecha. [Pasado ♦ Hana Ji-Eun]

Mensaje por Alvaro Garay el Mar Mar 25, 2014 7:26 pm

Te agradezco los halagos, Hana... aunque tú también has crecido mucho... deberías contarme qué has hecho, claramente hablamos mucho de mi pero poco de ti. — decía en un tono tranquilo mientras seguía mirándola fijamente. Si bien con ella me sentía mucho más cómodo que con cualquier otra persona debido a que ya nos conocíamos de hacía años atrás, aquello de deberme un favor lo veía algo sobrante, lo sentía caso como si fuese una obligación u necesidad de su subconsciente el agradecerme sirviéndome de aquella manera. — Te seré franco, Hana... — pausé por unos momentos mis palabras, esperando que terminase de hablar por completo, la dejaría expresarse lo más que quisiera, antes de hablar yo, ya que... vamos, es mejor dejar las cosas en claro. El tabernero se dio cuenta enseguida de que íbamos a hablar un poco más seriamente, por lo que en vez de ponerse a cotillear como cualquier otro, se puso a fregar las jarras de vidrio un poco más alejado de nosotros solamente como para darnos 'privacidad', aunque mucha no había en aquella taberna donde todo lo que rebosaba era música y gente borracha, no descontrolada ni violenta... pero si mucha muchedumbre ruidosa, sin duda alguna. — Si quieres acompañarme, no te lo negaré... es más, estaría agradecido porque desees hacerlo, pero me gustaría que lo hicieras por gusto propio... no debido a que sientes que me debes algo por la ayuda que te brindé hace años. — hice una pequeña pausa en mis palabras, soltando un profundo suspiro, terminándome la segunda jarra de cerveza y posiblemente no bebería más a no ser que la situación directamente lo amerite. Pero como ahora mismo todavía no había dado inicio aquel festival, me reservaría el resto para después.
Pero si lo haces porque eso es lo que deseas, si acompañarme es tu gusto... entonces estaré más que encantado de aceptar, Hana... — agregué para luego dibujarse una muy sutil, encantadora y casi que hasta seductora sonrisa en mi rostro, llegando a acariciar su mejilla derecha con el dorso de la mano diestra. Fue entonces cuando la música aminoró su emoción, para pasar a ser una más calmada, un Jazz Soul tenue, sensual inclusive. Miré a HellMach de reojo y le sonreí de medio labio, para luego simplemente volver la mirada hacia Hana luego de haber dejado el dinero correspondiente por todo lo consumido por ambos, y luego de eso le tomé la mano izquierda tenuemente, dándole un gentil beso en el dorso de esta, mirando sus ojos mientras se notaba en mi rostro dibujada una sonrisa leve y seductora, encantadora. — Hana... ¿me acompañarías en un baile... antes de salir? — murmuraba yo proponiéndole aquello, y sin más, aunque aceptara o decidiera pasar, le rodearía la cintura alejándonos un poco de la barra, la gente ya hacía sitio o más bien se preparaba para bailar con sus parejas también, aunque la gran mayoría ya estuviera demasiado borracha como para siquiera mantenerse de pie; Rodeé su cintura con mis brazos, posando las manos cercano a su coxis, mordiéndome con sutileza el labio inferior mientras apegaba su cuerpo al mío. Aquella música resonaba en aquella taberna casi al momento justo, un momento de reencuentro, y que aparte... ambos habíamos cambiado, quizás para bien o para mal, pero cabía la posibilidad de que se me hubiese despertado... cierto interés peculiar en mi compañera. ¡No! No podía ser, pero de todos modos... prefería disfrutar de aquella música y el baile tranquilo con ella. Luego de que terminase, saldríamos de esa taberna, igual faltaban algunas horas para que empezara el festival.



My Paycheck:
avatar
Alvaro Garay

humano
marine espadachin navegante
Tripulacion : -

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos de la cosecha. [Pasado ♦ Hana Ji-Eun]

Mensaje por Hana Ji-Eun el Vie Mar 28, 2014 1:33 am

¿Qué era aquello extraño que sentía en el ambiente? Parecía que las miradas del peli blanco no dejaran de posarse en ella, claro, estaba muy bien mirar a la persona con quien hablas, es uno de los principios, pero esas miradas de a poco en poco se volvían un poco extrañas para ella. Ambos sabían que tenían plena confianza en el otro, se conocían hace tiempo y conocía también que él no le hablaba a cualquier así como así, claramente se sentía halagada, por otra parte ella si era bastante habladora, con medio mundo, pero de igual manera se comportaba extraña con el capitán, no se podía negar que el hombre tenía lo suyo. Ella solo sonrió cuando le pidió hablar de su persona, claro interés en ella pero en realidad ella no tenía mucho que contar.

-Realmente no hay mucho que contar, capitán, a penas he andado por algunos lugares, conociendo un poco de la vida aquí en la tierra, por fin tengo más libertades para conocerles.- Sonrió entonces tomando un sorbo de su jugo para luego escucharle atenta. Aquel 'Te seré franco' realmente hizo que la muchacha temblara, quizás pensaba en que le sería un estorbo o que no tendría la fuerza suficiente para poder ayudarle en su travesía, pobre Hana. Por un momento el movimiento que hizo el tabernero a lo lejos llamó la atención de ella, luego volvió la vista a Alvaro, la conversación se volvió entonces privada, ella tragó un poco de saliva tratando de calmar sus nervios. Tenía miedo de ser rechazada, no, no hablando en un ámbito amoroso sino que de la travesía (aunque posiblemente también en lo anterior) pero ahora volvía a sonreír, claro que quería ir por gusto propio y de paso pagarle aquello que aun creía en deuda.- ¡Claro que quiero ir con usted, Capitán!

¿Qué ocurrió? ¿Cómo llegamos a esto? Oh si, hablando de una travesía, pero todo cambió cuando desde el fondo se escuchó una dulce melodía de jazz, y claro, no solo eso, y esa que la sonrisa de aquel hombre hizo que el corazón de Hana explotara y sin ir por más la caricia de él haría que la muchacha pudiera desmayarse ahí mismo, pero no, mantuvo su compostura, pareciera que para ella el tiempo se hubiese detenido, pero solo para ella, su entorno parecía ir más rápido que para ellos dos, esa caricia bastó para que su corazón latiera a mil. Como ida se dejó hacer por él, ni siquiera pagó su parte y no era que fuese mezquina, pero aun había más. Alvaro besó sutilmente la mano de ella... ¡Seguro quería matarle! Pero al parecer ese beso le hizo aterrizar.-S-si, si quiero.- Ella se dejó hacer, siendo rodeada por los brazos fuertes del marinero. A pesar de tal cercanía HellMach no parecía celoso del todo, se mantuvo en posición esperando alguna señal de su ama pero ella parecía totalmente sumida en sus sueños.

Bailaba muy bien... ¿Quién? Bueno, en realidad ambos bailaban muy bien, él bailaba demasiado bien para ser solo un marinero. Ella se sentía demasiado a gusto con las manos de él en su cintura mientras ella reposaba las suyas en el pecho de él, aun tenía miedo de quizás rodear su cuello con las suyas, de igual manera los sueños, fantasías y distintas escenas pasaban por su mente haciéndole sonrojar más de lo que estaba. La vergüenza que sentía le impedía mirarle a los ojos, solo se tomó un momento para dedicarle unas palabras. -Ha sido un reencuentro maravilloso, capitán.
avatar
Hana Ji-Eun

triton/sirena
marine domador medico

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos de la cosecha. [Pasado ♦ Hana Ji-Eun]

Mensaje por Alvaro Garay el Lun Mar 31, 2014 7:00 pm

La música sonaba tenue de fondo como si simplemente estuviera para crear ambiente. Un rato después de haber empezado a bailar, y de tener a Hana entre mis brazos, escuché su voz nuevamente, un suave susurrido que acaricio mis oídos de una manera sutil, que inclusive me hizo estremecer de manera disimulada al menos afortunadamente. — Ha sido un reencuentro maravilloso, capitán. — dijo ella en ese tono tan tranquilo que tanto le caracterizaba. Aunque en realidad... se notaba que estaba avergonzada o algo por el estilo. No soy de aquellos que son capaces de leer las mentes de los demás o predecir qué van a decir... afortunadamente no lo era, pero estaba claro que tenía la posibilidad de saber qué sentía con tan solo ver su mirada y las expresiones de su rostro, la conocía hasta ese punto en el que ya se vuelve algo como un reflejo natural del subconsciente, como si estuviésemos conectados de alguna manera... sí, puede ser eso realmente. — No puedo negarte eso, Hana... realmente es un gusto volver a encontrarme contigo... — pausé mis palabras y miré de soslayo a HellMach. — Y con HellMach, realmente... me hacía falta una compañía que realmente conociera, ¿sabes? Uno termina... sintiéndose solo en la Marina, dentro de esta todos solamente buscan chuparte las medias una vez te conviertes en su superior. — decía en un tono que denotaba cierta incomodidad, de todos modos no tardó demasiado la música en terminar. Y cuando lo hizo, me separé de ella, reverenciando tomándole la mano derecha y dándole un beso en el dorso de esta, enderezando mi cuerpo como acto seguido, y fijando mi mirada sobre sus orbes oculares, sonriendo de manera leve.

Ven, acompáñame. Salgamos de aquí y vayamos a caminar un rato... seguro en cualquier momento dará comienzo el Festival de la Cosecha, y no queremos vernos imposibilitados de movernos cuando las tabernas se llenen de gente y los sobrios se conviertan en ebrios cual hombre-lobo en noche de luna llena. — murmuraba en un tono sumamente tranquilo, ya que al final de cuentas aquella isla dentro de pocas horas ya empezaría a descontrolarse hasta tal punto en que nuestras voces se perderían en la infinidad de gritos, copas chocando y música resonando por el lugar; Le tomé de la mano con cierta firmeza pero sin lastimarle y empecé a caminar hacia fuera del local, obviamente esperando que HellMach hiciera lo mismo y nos siguiera desde cerca, sentía algo malo en el aire, como un mal presagio pero no podía poner en términos exactos qué era exactamente. Ya estando caminando por las calles de Toroa, se escuchaba a la gente cantar, reír, se les veía bailar, inclusive algunos pelearse por idioteces como quien se tomaba el último vaso de cerveza, aunque hubiese diez-mil barriles más esperando a ser abiertos, vaya que había gente idiota en esa isla, aunque posiblemente la gran mayoría proviniera de los otros cuatro Mares Cardinales. — Ten cuidado, Hana... a esta hora parece ser que la gente empieza a descontrolarse... — le advertí mirándola de reojo, caminando a su izquierda, mientras que HellMach estaba a la derecha de su ama y fiel compañera. No muy tarde llegamos a la plaza central de la ciudad, donde la gente estaba reunida pero de una manera más civilizada. Habían varios puestos donde la comida iba y venía como agua caliente, y todavía quedaba demasiado. La variedad de aperitivos y preparaciones habidas y por haber en aquella noche era espectacular, casi que inimaginable. Fuegos artificiales empezaban a adornar el cielo nocturno y estrellado, y la gente con sus gritos desaforados, terminaban de englobar el comienzo de aquel Festival. Al parecer... sería una larga noche.



My Paycheck:
avatar
Alvaro Garay

humano
marine espadachin navegante
Tripulacion : -

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos de la cosecha. [Pasado ♦ Hana Ji-Eun]

Mensaje por Hana Ji-Eun el Jue Abr 03, 2014 5:02 pm

Los brazos del menor de sentían mucho más fuertes que cualquiera de los hombres de los que fue rehén en ciertas ocasiones. Eran demasiado especiales para ella, los movimientos de él le indicaban por donde ir aunque claramente Hana no se quedaba atrás, era una muy buena bailarina. A pesar del ambiente en el que estaban todo parecía calmo para ella, su voz a penas era un hilo delicado entre tantos gritos y risas, la sonrisa de Alvaro le relajaba cada vez más, a pesar de su nerviosismo por estar tan juntos. Era cierto que le conocía ya bastante, agradecía cada día de su vida haberle conocido aunque haya sido de aquella manera. Ahora se sentía que podría ser algo importante para él, la única persona que podría comprenderle en sus viajes en la marina, quien le quisiera honestamente, no como él decía del resto de las personas. Lamentable era que aquella escena no duraría para siempre, le música acabó, el rostro de Hana pareció cambiar cuando él se separó de ella, algo de tristeza por querer seguir a su lado pero esa sonrisilla nerviosa volvió a ella, otro beso sobre el dorso de su mano, sus mejillas ya de a poco se acostumbraban a aquella sensación por lo que no se notó un gran cambio de color en estas.

-Claro, me hablaron de muchos lugares en lo que lo podremos pasar increíble.- Pareció mirar hacia atrás donde estaba HellMach, avisándole sobre su salida, la pantera entonces se levantó de a poco. Lo que si le impresiono fue que le tomase de la mano, cualquiera pensaría en lo hermosa pareja que eran, pero no, eran solo compañeros, de igual manera a Hana le parecía encantador. Los tres cruzaron la puerta de la taberna mientras Hana se sujetaba muy bien del brazo del menor, ver a tantos hombres borrachos mirándoles con sus caras de babosos realmente le perturbaba. En más de una ocasión tragó saliva tratando de tragar también el miedo y asco que le daban. Cerró los ojos siendo guiada por el peli blanco y a su lado la pantera gruñendo a cualquier hombre que quisiera acercárseles.- E-es terrible, esperemos que no todos los lugares sean iguales.- Muerde su labio inferior.

El tema cambió de pronto de forma muy dramática, llegando al centro de la isla, una plaza enorme se veía todo bien formado, la gente tranquila, a pesar de estar bebiendo el comportamiento era totalmente diferente, miles de puestos de comida, las tripas de Hana volvieron a sonar a pesar de comer hace poco, no era consecuente como tuviese aquel cuerpo con tantas ansias de comer.- Ngh… Capitán… -sube su mirada un momento, aunque con sus mejilla bastantes sonrojadas- ¿Co-comeremos algo, no? .-Intentó sonreír ocultando toda su vergüenza por aquel sonido que hacían sus tripas. Por otro lado HellMach ya estaba echándole una mirada a los pedazos enormes de carne que se asaban en uno de los puestos.
avatar
Hana Ji-Eun

triton/sirena
marine domador medico

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos de la cosecha. [Pasado ♦ Hana Ji-Eun]

Mensaje por Alvaro Garay el Vie Abr 04, 2014 4:28 pm

Cada paso era silencioso, pero no literalmente, sino que la música y la gente cantando felices, chocando sus jarras de bebidas alcohólicas tapaban todo sonido que no fueran esos. La noche ya había caído por completo, el cielo totalmente estrellado, las nubes pasajeras rumbar por aquella cúpula oscura adornada por la luna en cuarto menguante y esos luceros que servían como miles de lámparas. Pero lo que más cautivó mi atención fue la voz tenue de Hana hablándome. Primeramente parecía algo atemorizada por ese ambiente que se había creado en el bar, un poco de violencia implícita habría en esa fiesta, pero nada preocupante. — ¿Si vamos a comer? Claro, ya me está entrando el hambre y comer solo pan y cerveza tampoco es que llene mucho. No te preocupes, yo invito. — decía en un tono tranquilo, aún guiando tanto a Hana como a HellMach, diversos puestos estaban colocados alrededor de aquella plaza, creando pasillos y demás como si fuese una gran feria, y sí... eso era en realidad, una feria de comidas conmemorando la cosecha, un festival por así decirlo. Lo que me causaba curiosidad era que algunas personas que no parecían ser de Toroa, parecían conocerme... ya que sonreían asintiendo con la cabeza a modo de saludo. Yo hacía lo mismo pero como para corresponder aquel amable acto de gentileza, aunque no me sonaban de ningún lado. — Parece ser que me conoce más gente de la que yo puedo conocer por mi cuenta. — le dije a Hana, mirándola de reojo por unos momentos mientras soltaba una risotada sutil, casi imperceptible.

Pasábamos por los puestos y en uno de ellos fue que nos paramos, en donde vendían una gran variedad de comidas, algunos brebajes a base de frutas bastante naturales y también bebidas alcohólicas a base de lo mismo, destilados y demás, parecía bastante elaborado el puesto ya que asemejaba a una carpa bastante grande, donde habían mesadas enormes con comida puesta encima, cada platillo con su referente precio, el cual era repuesto inmediatamente se llevaban uno, como si nunca se agotase el stock. — Hm... agarra lo que quieras comer, yo iré a pedir las bebidas. — comentaba dirigiéndome al stand de bebidas dentro de aquella gran carpa. Cuando me acerqué al puesto, la chica que estaba atendiendo me miró con entusiasmo, como si también me conociera. — ¡Bienvenido al Festival de la Cosecha! ¿En qué te puedo servir? — cuestionaba ella en un tono bastante amable y risueño, mirándome fijamente a los ojos. Yo presentaba una expresión bastante neutral y despreocupada, sonriendo de medio labio por unos momentos, viendo los jarrones de bebidas varias, entre ellas los zumos y por otro lado las bebidas con contenido alcohólico. Señalé la jarra de clericó, una bebida con frutas maceradas en vino tinto dulce con bastante azúcar para sacarle esa acidez incómoda de todo vino por más 'dulce' que sea; Luego de que me sirvió aquellos dos vasos con la bebida y trozos de fruta, me los entregó con una amplia sonrisa en el rostro. — ¿Eres el héroe de Shimotsuki, no es cierto? Eres quien derrotó a ese pirata llamado Crow. — llegaba a decir ella, a lo que yo solamente me estremecí y casi que se me caen los vasos. Solamente simulé una sonrisa algo incómoda y asentí. ¿Héroe? ... ¿Así que me consideraban eso en la susodicha isla? ¿Pero porqué me sentía incómodo? Ah, el volver a escuchar ese nombre, me traía malos recuerdos.

Gracias por los tragos. — dije yo luego de pagar, para dirigirme con Hana y HellMach nuevamente, esperando que no se hubiesen ido demasiado lejos o que ya hubiesen ordenado los platillos, luego ya habría tiempo de pedir más y más, recorrer otros puestos, la noche todavía era joven, y el Festival recién comenzaba. — Hey, ¿le compramos algo a HellMach también? Esos trozos de carne enormes la verdad se ven apetitosos. — dije yo. — Toma, bebe con mesura... tiene vino. — agregué pasándole su vaso con clericó dentro. Tenía una pajilla por si deseaba beber por esta, la mía directamente la dejé a un lado y bebía a puro trago limpio apoyando mis labios en el borde del vaso; Luego de que Hana pidiera la comida que íbamos a consumir en el momento, a medida que poco a poco se iba disminuyendo la cantidad de bebida en mi vaso, ya empezaba a tantear por todos lados si habían mesas libres y tal, solo para tener un lugar tranquilo en el cual sentarnos y así disfrutar de aquella... bueno, velada se podría decir.



My Paycheck:
avatar
Alvaro Garay

humano
marine espadachin navegante
Tripulacion : -

Volver arriba Ir abajo

Re: El caos de la cosecha. [Pasado ♦ Hana Ji-Eun]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.