Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Crónicas de Argandia | Élite |
Dom Feb 22, 2015 9:14 am por Invitado

» Anime Rol (Afiliación Elite solicitada )
Miér Jul 23, 2014 11:45 am por Invitado

» Heroes of Xandor {Afiliación Normal}-Apertura-
Miér Jul 23, 2014 3:26 am por Invitado

» Comfirmación Elite: Imitation Black
Jue Jul 03, 2014 12:30 am por Invitado

» Naruto Rol [Élite] - ¡Recién abierto!
Dom Jun 29, 2014 12:29 pm por Invitado


¡Fuego! Los nobles están en peligro. [FIC ♦ Parte 1]

Ir abajo

¡Fuego! Los nobles están en peligro. [FIC ♦ Parte 1]

Mensaje por Alvaro Garay el Lun Mar 24, 2014 11:25 pm

¡Fuego! Los nobles están en peligro.
"La revolución no se lleva en los labios para vivir de ella, se lleva en el corazón para morir por ella."
Parte 1
Habían situaciones en esta vida que no se podían evitar, y el viajar de isla en isla siendo un Marine tampoco sería la excepción a ello realmente. Me preguntaba constantemente... ¿qué hacía yo en la Marina? Oh, sí... meterme en ella, escalar rangos, para luego hacer mierda aquella isla llamada "Amazon Lily"... Ya no aguantaba la espera, quería tener el poder suficiente para usar el Den Den Mushi dorado, aclamar una Buster Call por alguna esporádica razón, y así definitivamente destruir aquel lugar de mierda de una vez y por todas; Pero... ahora no estaba en aquella isla para pensar en ese tipo de cosas. Se corría la voz, la sospecha, el rumor... de que en la Isla de Dawn, más específicamente dentro del Reino de Goa, se encontraban infiltrados un grupo de Revolucionarios junto a su líder de división, los cuales planeaban atacar en los próximos días la ciudad desde adentro, derrocar y asesinar a sus líderes y así tomar control al fin de aquella ciudadela controlada por los Marines y el Gobierno Mundial especialmente; Aquel Reino lleno de nobles, aquellos que miraban como basura inclusive a los que arriesgaban sus vidas por protegerlos, ya que para ellos... eso eran los Marines y agentes del Gobierno, meros perros guardianes que podían comandar a gusto propio para así directamente salirse con las suyas mientras que el mundo de afuera de corroe poco a poco. Ya había llegado a la Isla de Dawn, con la intención de dirigirme hacia aquel Reino, y... cuando llegué a las puertas, los guardias no me detuvieron ni un momento, y eso que venía acompañado de varios Marines, entre ellos Mark y Damon, mis dos compañeros, los únicos sobrevivientes de la tragedia ocurrida en Shimotsuki por culpa de aquel maldito pirata que por poco... se escapó de nuestras manos; — Adelante, Marines... ya tenemos órdenes de dejarles pasar, sabemos quiénes son. — dijeron los guardias. Miré de reojo tanto a Mark como a Damon, y al resto de los Marines por el rabillo de mi hombro izquierdo, y luego reanudamos la marcha, vestidos con las prendas normales de cualquier Marine, exceptuándome a mí, el cual portaba una gabardina blanca con charreteras doradas y "taicho" grabado con negro en la espalda de aquella gabardina con Kanjis bastante grandes.

Nos adentramos a la ciudadela y ya las miradas de aquellos Nobles nos perseguían como si fuésemos una especie de bolsa de basura caminante, era tal el desprecio que le tenían a la gente que no fuese igual a ellos, que directamente los que terminaban asqueando eran ellos y no los demás. Si bien no era nuestro deber juzgarlos, por dentro... nos moríamos de ganas de tan solo arrancarles los ojos y la lengua simplemente para que no pudiesen ver ni hablar, solamente oír... y así darse cuenta de una vez y por todas, que todos somos iguales... ¿pero para qué mentir? Ni así ellos cambiarían; Nuestra misión era simple en aquel Reino de nobles, encontrar a los Revolucionarios ocultos en la ciudadela, y capturarlos o en definitiva, matarlos si era necesario. — Garay-taicho, ¿por dónde empezamos? — preguntaba Mark en un tono que denotaba seriedad, habían... cambiado, ciertamente que si, ya no eran esos niños que había tenido que soportar como carga en Shimotsuki. Ante su pregunta, le miré con una seria expresión y temple casi que inamovible, señalando hacia un lado y luego hacia el otro, habiendo llegado a una intersección en forma de cruz. — Mark, tú irás hacia la izquierda, Damon hacia la derecha, yo seguiré camino recto. Ya los grupos están divididos así que busquen lo mejor que puedan, no dejen rincón sin revisar. Tenemos que encontrar a esos Revolucionarios cueste lo que cueste... — les ordenaba en susurridos constantes, solamente para que ellos escucharan y por ende los oídos curiosos de los citadinos del Reino de Goa. Mis compañeros asintieron con la cabeza y sin más nos separamos, cada uno por su lado emprendiendo una búsqueda sin igual, ya notándose algunos curiosos metiéndose dentro de sus hogares, algunos comercios cerrando más temprano por 'razones mayores' entre algunas curiosidades más. Tanto Mark, Damon y yo estábamos llevando cada uno un pequeño grupo de seis soldados Marines cada uno, donde tres portaban rifles y los otros tres llevaban sables y pistolas de un solo disparo para combate cercano, haciendo un total de veintiún Marines en aquella ciudadela que ocultaba dentro suyo a aquellos revolucionarios.
Branden Anderson, mejor conocido como "Fist of the East Star" o "Puño de la Estrella del Este"; mandamás revolucionario oriundo del East Blue. Siendo el causante de varas revueltas civiles en diversas islas de los Mares Cardinales, poco a poco y debido a su poderío y peligrosidad, se ha llegado a dictaminar que es un peligro bastante prominente para la gente inocente. La Marina le ha decidido poner una alta recompensa por su cabeza, una mayor... que la que supuestamente tenía aquel maldito pirata apodado Crow. Lo sucedido en Shimotsuki ya había quedado atrás, pero hasta el día de hoy sigo teniendo pesadillas de lo ocurrido, de todo lo que había hecho aquel sujeto en solamente una madrugada. ¿Realmente podría alguna vez olvidar aquel terror que me hizo sentir? Como si por mis ojos me arrancase libremente el alma, como si... parte de ella se hubiese ido con él en aquel transcurso de horas que estuvimos luchando y persiguiéndolo incesantemente, inclusive dentro del predio de la Escuela, dentro de aquel edificio principal donde la 'pelea final' tomó lugar; Supuestamente hacía un par de horas debíamos encontrarnos con un infiltrado que nos diría exactamente donde se estaban ocultando los Revolucionarios, pero nunca llegó al lugar indicado ni a la hora previamente planeada... comenzábamos a sospechar directamente que era producto de quienes buscábamos, que habían descubierto el plan y que al infiltrado... directamente lo habían asesinado, no había mucha posibilidad tampoco que digamos.

Pasaron los minutos, las horas... casi tres horas completas hasta que de pronto, se escucharon tiroteos no muy a lo lejos. Era el sonido respectivo de rifles y algunos disparos de pistola por aquí y por allá. Miré a mis Marines y empezamos a dirigirnos corriendo lo más rápido posible hacia el centro de la ciudad, habiendo recorrido un tramo de al menos tres cuadras antes de empezar a sentir el intenso olor a pólvora. De un callejón salían corriendo un grupo de personas encapuchadas con capas medio sueltas, seguramente Revolucionarios, siendo perseguidos tanto por el grupo de Mark como el de Damon... ¿así que se habían juntado aquellos dos malditos? De todas maneras, lo que importaba en esos momentos era capturar a los Revolucionarios, los cuales ya parecían haberse puesto manos a la obra, ya que varios edificios yacían prendidos fuegos, la gente corría de un lado al otro aterrorizada, entorpeciendo bastante nuestra tarea. Ya de nuevo se perdían en otro callejón, pero esta vez fue diferente... una gran cantidad de escombros y Marines salieron expedidos por una gran explosión ocurrida en ese mismo callejón. ¿Qué o quien la había producido? Y fue entonces cuando Damon y Mark aparecieron de entre la gran humareda, siendo agarrados del cuello por un sujeto de apariencia bastante prominente, no era demasiado alto pero su musculatura era sumamente marcada... sí, no sabía duda, era Branden. Lanzó con fuerzas a mis dos compañeros, y un grupo más de Marines le empezaba a rodear, siendo estos los que acompañaban a mis colegas Cabos. — ¡Alto, en el nombre de la Justicia por la que la Marina se rige! — exclamaba uno de aquellos pobres Marines. Una simple mirada fija y fría de aquel revolucionario hacia los novatos bastó para intimidarles. Quedaron paralizados como si fuese un acto de magia... ¿sería producto a aquello conocido como Haki? No, no tenía la apariencia, sus voluntades no fueron mermadas, solamente... era un miedo de morir, como todo novato tendría, como yo... lo tuve en su tiempo. — ¡Branden! — exclamé yo, mis dos compañeros pronto empezaban a levantarse algo entorpecidos y lastimados por aquel aventón que les había dado el revolucionario.

Aquel grito llamó la atención del hombre, parecía conocerme. Volteó su cabeza mirándome por encima de su hombro izquierdo, y sin embargo ni una expresión pareció formarse en su rostro. Casi inamovible y desinteresado, empezó a darse vuelta. Se cruzó de brazos y enarcó una ceja, para luego alzar un poco el mentón mirando de reojo como Damon y Mark se ponían ambos a mis lados. Desenvainé mi Katana a medida que mis compañeros agarraban sus armas. Damon también espadachín como yo, solamente que por su lado un enorme mandoble que superaba en tamaño su cuerpo incluyendo la empuñadura, Mark un par de tonfas hechas de titanio. — Garay-taicho... ¿es él? — preguntaba Mark, mientras se ponía en una posición pronta para combatir. — Sí, lo es... y al parecer pudo con ustedes dos juntos sin ningún esfuerzo. — dije mirándoles de reojo por unos momentos. Estos bufaron avergonzados y decepcionados de sí mismos, pero aún así, Damon fue el menos preocupado, y es más... era el que más había entrado en confianza conmigo, inclusive dejando de tratarme como un superior y debido respeto que, según los altos mandos de la Marina, me "merecía" por decretado derecho; — Blanquito... será mejor que me lo dejes a mí, no vaya a ser que te manches las manos. — decía en un tono burlón. Solté un entretenido resoplido por mi nariz a modo de risa, y luego de eso me coloqué también en posición de combate, con mi pierna derecha adelantada sobre la izquierda. Branden por su lado nos quedó mirando despreocupadamente, con los brazos cruzados. — ¿Y eso es todo... se van a poner en pose de súper héroes y van a dejar que todo el Reino de Goa se consuma en las llamas de la Revolución? ... Ríndanse, mocosos... no son nada más que niños jugando a ser justicieros. ¿Es que no entienden? Ustedes no tienen el poder, la era de la Marina y el Gobierno Mundial ha llegado a su fin... — decía el contrario mientras nos miraba aún cruzado de brazos, pero poco a poco fue dejándolos caer... Al parecer, era más poderoso de lo que parecía, sería una peea donde el más avispado saldría victorioso...
CONTINUARÁ...



My Paycheck:
avatar
Alvaro Garay

humano
marine espadachin navegante
Tripulacion : -

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.